viernes

Un Diccionario Especial 5

Este Post está "dedicado" a los grandes centros cristianos exitosos. No pienso en ninguno concreto, pero veamos si algo de lo narrado llega a suceder en alguna congregación. Tomémoslo con humor...

Hola amig@s, tengo que contaros que Davide Peregrinum está perplejo y acongojado tras los últimos acontecimientos que le han rodeado. Me contó cómo iba tras la pista de unos papiros que unos contrabandistas habían robado cerca del Delta del Nilo, pero les perdió la pista y no pudo conseguirlos. Sospechaba que habían sido guardados en unas antiguas cisternas excavadas en la tierra que ya no contenían agua, pero alguien se le adelantó.

Triste por tal pérdida, decidió tomar unos días de descanso y pasó por Turtía, donde decidió visitar un famoso zoco multi-cultural que anunciaban en la zona.
Rebuscando por allí pudo encontrar un libro que parecía muy antiguo, manuscrito, con una rancia tapa vegetal, que le hizo pensar que podría estar ante un interesante hallazgo, sobre todo cuando vio el título del ejemplar: “Ministerios de la Iglesia”. Le recordó un manual de igle-crecimiento que le habían enseñado en una congregación evangélica a la que en cierta ocasión asistió; con asombro, se percató de que no tenía en sus manos una de esas copias que hoy se hacen por millares en las imprentas, sino que posiblemente tenía ante sus ojos el original de todas ellas. Parecía ser un manuscrito de la época del protestantismo europeo y al que nadie había dado importancia en aquel mercado, por puro desconocimiento. Lo compró por un precio irrisorio, y corrió a su hotel para verlo con detenimiento.

De puro nervio, comenzó a leerlo inquieto, con tan mala suerte que derramó la bebida que estaba tomando sobre la portada del libro, y ahí vino la sorpresa, el profundo pesar que desde entonces no le ha dejado dormir tranquilo, porque el líquido elemento deshizo la portada de tan precioso ejemplar, dejando a la vista una página oculta bajo la primera, que q
uizás había estado escondida por siglos. Al descubrir dicha página, se apresuró a despegarla con sumo cuidado, para descubrir lo que decía en aquella oculta portada… Esperaba encontrar alguna transcripción de los padres de la iglesia, algún secreto templario, o un discurso de algún reformador, pero todo lo que pudo leer fue esto: “Una Empresa de Éxito”

¿Qué significaría esto? ¿Acaso lo que creía que era un original era una burda copia? O peor aún ¿Y si alguien quiso aprovechar un libro de carácter empresarial de la época de la Revolución Industrial, y lo disfrazó de antiguo para que lo dieran por bueno? Si el que lo hizo tenía esta intención, lo consiguió, porque las palabras escritas en su interior eran idénticas a las que muchos telepredicadores enseñan hoy día, pero entonces ¿Qué están enseñando? ¿Cuál era el título verdadero del libro? ¿“Una Empresa de Éxito” o “Ministerios de la Iglesia”?

Necesito tu ayuda, peregrino, viajero, estudioso… Los que enseñan este libro creyendo que hablan de la Iglesia ¿Están en lo cierto o han sido engañados? ¿Qué opinas? En esta ocasión, dejo la transcripción literal que me ha pasado “Davide Peregrinum”, y las escuetas anotaciones tipo “b”, en esta ocasión no son antiquísimas, sino que me he permitido colocarlas yo de mi puño y letra, porque son bien distintas de lo que Davide creía; dado que no soy un experto, las he añadido al Diccionario RAEvangélico, porque seguimos necesitados de vuestra colaboración. De seguro que nos podéis ayudar a esclarecer la verdad, y que sabréis perdonar las posibles carencias de las definiciones "b"; a fin y al cabo, yo soy un cristianito de a pie, pero el gran Davide Peregrino está muy confundido y os necesita…

EL SUPREMO DICCIONARIO DE LA R.A.E. (V)
(Religiosa Academia Evangélica)


EMPRESA

a) Nuevo sistema de gobierno de las congregaciones evangélicas (y de otras religiones afines al cristianismo). La empresa es el ejemplo a seguir para obtener éxito; consiste en tener un gerente, varios directivos, algunos mandos intermedios y muchos trabajadores que hagan el trabajo de verdad: Eso garantiza una estructura sólida y de garantía. Como toda buena empresa debe dar beneficios, que se invertirán según la VISIÓN (ver definición en RAEvangélico 4) de los directivos. Evidentemente, hay que trazar metas, objetivos, sistemas de trabajo, y proveer a los trabajadores (a los creyentes) de diversas charlas motivadoras con el fin de aumentar su productividad laboral y económica.

b) La única vez que aparece este texto en la toda la Biblia es en Santiago 1:11, donde dice que “así también se marchitará el rico en todas sus empresas”. Es evidente que Dios no estima que las empresas (planes, propósitos, negocios, caminos…) sean pues un modelo o ejemplo a seguir como manera de gobierno y dirección de la Iglesia, ni de las congregaciones locales.


PASTOR

a) Gerente de la empresa cristiana y con la titulación necesaria para ello: Credenciales o reconocimiento similar, otorgado por otros poseedores de este mismo cargo. Dicho pastor debe tener un muy buen sueldo “digno de gerente”, para que no se preocupe de su economía, sino de los problemas de la empresa; debe contar con algún consejero personal, con secretaria, línea de teléfono gratuita, Internet para buscar nuevas ideas que proyectar sobre el negocio, y a ser posible, cuotas extras para el vestuario, las convenciones nacionales, los viajes, las dietas y el combustible de su automóvil. Si la empresa es grande, su agenda no le permitirá mantener citas con los empleados sin que medie antes algún mando intermedio que le alivie el trabajo cotidiano.

b) No es un cargo, ni un título, ni un grado, ni un estatus (ver otra definición en el RAEvangélico 1). Del griego "poimén", indica simplemente una función, un trabajo realizado; se intercambiaba este término asignado a personas que en otros casos eran identificadas con otras palabras, (ancianos, obispos...) siempre en base al trabajo que realizaran en ese momento, y no a un "cargo" jerárquico; por eso estas palabras calificaticas se permutaban entre sí como sinónimos, pero nunca indicando superioridad.


APÓSTOL

a) Cuando la empresa crece al punto de tener varias sucursales en el país, e incluso fuera de él, es necesario que uno de los gerentes (digo pastores) tome las riendas de la empresa a un más alto nivel, adquiriendo (a veces por iniciativa propia) el rango o título de Apóstol. Además de todos los atributos propios del pastor, debe añadir algunas cosas que demuestren su mayor autoridad, tales como un sueldo descontrolado (porque ya nadie sabe cual es), una sumisión absoluta de sus subordinados (en orden piramidal, desde los demás pastores hasta los “cristianitos rasos” o neófitos), y sobre todo una página Web propia, con muchas fotos suyas y de su familia, muy grandes, muy sonrientes, y de gran dignidad empresarial, en la que explique sus logros, capacitaciones, titulaciones académicas, masters, y todo lo que pueda impresionar a los trabajadores de su agrupación internacional para que jamás cuestionen su valía como líder absoluto e incontestable.

b) Tampoco es un título, ni un cargo atorgado por la valía laboral ni la proyección de una persona, ni siquiera por que "abra obras". Del griego "apostolos", significa delegado, enviado, comisionado. Hay textos del Nuevo Testamento que cuando citan esta palabra griega, ni siquiera han sido traducidos como tal, sino simplemente como mensajero. Cristo comisionó a doce de ellos, pero hay textos en las Escrituras que nos hablan de que luego surgieron más... Y también algunos falsos.


EVANGELISTA

a) Un motivador sociocultural de la empresa. Se encarga de convencer a trabajadores en potencia a que se unan a la compañía; les promete buenos sueldos y prosperidad, ocasionalmente se las apaña para realizar alguna sanación de los que se pretenden añadir a la organización, y luego se dedica a dar charlas con carácter religioso que a veces nadie entiende, pero que son muy efusivas, convincentes y llenas de carga emocional, y que crean una especia de sugestión colectiva en el auditorio e induce a sus oyentes a rellenar solicitudes de admisión a tamaña empresa. El estatus del evangelista puede ser semejante casi al de apóstol, en el aspecto de que nadie sabe de donde viene, ni a donde va… ni por supuesto lo que cobra por sus actos de captación de clientes/obreros… No es necesario hacerlo porque lo hace por “amor a la obra”.

b) Del griego "euanguelistes", que significa proclamadores de las buenas noticias, predicadores del Evangelio. No se une esto a un ministerio con "poderes especiales". Expulsar demonios, sanar enfermos... eran una señal que seguía a los que creían en Jesús, y no específicamente a este llamado "ministerio" o servicio.


PROFETA

a) Gurú o vidente que sirve de adivino y analista. Su función es averiguar cuales serán las tendencias del mercado. Es un puesto muy valioso para el resto de la directiva, porque dado su título (venerado por todos los de categorías inferiores), los trabajadores siempre creerán sus palabras, de modo que cuando la empresa marche mal, el gerente le cederá la palabra en público para que vaticine grandes logros futuros que tranquilicen a los trabajadores, y los convenzan de que todo irá bien… siempre y cuando no dejen de trabajar y pagar sus “cuotas sindicales”. Frases favoritas de los profetas: “Algo grande viene”, “Todo saldrá bien”, “Es el momento de PACTAR (ver definición en RAEvangélico 4) con Dios”, “Dios me ha revelado”, “Sujétense a las autoridades”, “Siento una tremenda UNCIÓN” (ver definición en RAEvangélico 3) y “Este es el año del Señor para ti”...

b) Del griego "profetes", derivado de las palabras "pro" y "femi", que indican el significado de dar a conocer, mostrar o afirmar pensamientos o palabras, pero con antelación (pro). Algunos afirman que todos los creyentes somos profetas, en el sentido que proclamar el Evangelio es un aviso de todo lo que está por acontecer (además de lo que ya sucedió) Pero el término bíblico parece indicar que Dios revela sus planes a personas determinadas, para despertar y dirigir la conciencia de Su Pueblo, siempre en consonancia con Su Palabra. En todo caso, tampoco se trata de un cargo o título, sino del desarrollo de una capacidad (don) concedida por el Espíritu Santo.


MAESTRO

a) La empresa no tiene cabida para este empleo, porque podría ser contraproducente, ya que si los trabajadores aprenden demasiado, podrían ser duros candidatos a quitarles los puestos a todos los directivos. A pesar de todo, para acallar a los que se sienten con la vocación de maestros, se ha creado en las empresas (digo en las congregaciones), un puesto donde abocarlos para que se sientan útiles: La escuela dominical infantil, una especie de guardería (“kinder garden”) donde se entretiene a los niños de los empleados para que no molesten a sus padres en las horas de alta productividad. Un maestro humilde aceptará este puesto, porque los niños son sin duda un buen lugar para experimentar y descubrir así si los maestros tienen dotes de enseñanza a no… Al fin y al cabo, los niños se lo creerán todo. Si algún maestro entiende que ese puesto no es apropiado para él, se le ofrece un mando intermedio para contentarlo; si sigue descontento, se le invita a abandonar la empresa y montar una propia, de enseñanza claro, con cursos por correspondencia, libros ungidos, audio-mensajes...

b) Cuando "maestro" no se refiere a Jesús, se usa la palabra griega "didáskalos" (instructor, doctor, maestro). Es pues el que enseña la sana doctrina, una columna de la Iglesia, pues es encargado (pero nunca en solitario) de dar alimento sólido (enseñar la Palabra de Dios) a los que aún no la conocen bien, para ayudar al buen crecimiento del cuerpo de Cristo. Por lo tanto, esta es la función principal del maestro, y no la del pastor polivalente (como se pretende en casi todos los sitios). El origen de esta obcecación por que el "super pastor" tome también el lugar del maestro, surgió por la tradición heredada de la iglesia católica de que un párroco fuera el ÚNICO guía espiritual de sus feligreses. Hablando de esto, un término muy interesante y traducido en la Biblia también como maestro, es el que aparece en Mateo 23:8, donde se usa la palabra "kadsegutés", (guía, maestro), en que que Jesús mismo dice: "No seáis llamados GUÍAS (maestros) porque uno es vuestro GUÍA (maestro), el Cristo. Toda pretensión de monopolizar la enseñanza en la iglesia de manera individual, va en detrimento del libre crecimiento de los dones en la Iglesia, y resulta peligrosamente opuesto a este consejo recién citado de Jesús.



19 comentarios:

Guille dijo...

Hola David!
Creo que diste en el clavo con esto de comparar el funcionamiento de la iglesia actual con una empresa.
La forma de funcionar de nuestras congregaciones se basa por lo general más en el carácter taylorista y tecnicista fruto, como decís vos, de la revolución industrial, que en algún diagrama bíblico.

También el espíritu triunfalista y positivista propio de esta época, en que los pensadores seculares, imbuidos en el optimismo que todo este avance de las ciencias generaba, predicaban "la muerte de Dios" y la exaltación del hombre (el superhombre de Nietzche).

En nuestras congregaciones se suele criticar cuando los jovenes "copian" costumbres del mundo, porque supuestamente tienen orígenes "oscuros" y son formas de identificarse con estos, y no nos damos cuenta que muchas veces el espíritu de nuestras predicaciones y el funcionamiento de nuestras iglesias, responde más a este espíritu tecnicista, tendiente a los resultados y de exaltación humana, que tan contrario fue en sus orígenes a toda forma de religión.

Saludos! :)

El Peregrino dijo...

Hola Guille, gracias por tu comentario, creo que es un aporte muy valioso.

De hecho, creo que hay congregaciones donde el taylorismo ha suplantado a la teocracia, por decirlo de algún modo, porque el objetivo de delimitar diversas funciones en la iglesia, ya no responde a dones y capacitaciones de las personas, sino a un reparto calculado por la mente del "líder local" para conseguir una mayor productividad, que según la visión del dirigente, se derivará al evangelismo o al pastorado (en el mejor de los casos) o a obtener ganancias usando fríamente el evangelio y a los crédulos que se dejen embaucar...

En todo caso, no creo que una empresa sea el mejor ejemplo a imitar para los discípulos de Jesús, y lamentablemente, he visto mucho de eso.

Gracias de nuevo, Guille.
Un abrazo

la verdad a luz dijo...

Exelente idea la tuya peregrino, de hacer una comparación de esta manera, aunque si te das cuenta no hay mucha diferencia entre las iglesias de hoy y las grandes empresas! Ja,ja,ja... (hum...,perdon)
Tiene un poco de ironia, pero dice mucha verdad, a mi me gusta esa ironia, que dice verdad. Lo importante es decir la verdad no importa como la digamos!

Porque la verdad nos hace libres!

Así es como estan verdaderamente las iglesias de hoy! buscando la manera de crecer, no importando a quienes metan en la iglesias, ni cuantas personas, mientras mas, mejor $$$ (mas ofrenda$ y diezmo$) no importa si creen o no, ese problema es de cada quién, no importa si siguen pecando o no, ellos no son policias, para vigilar a todas las obejas! (Ja,ja,ja...esto dijo un Pastor un día, cuando alguién les dijo, que dejaban subir a cualquier persona en los pulpitos, ya que las personas que subian a los pulpitos los domingo, habian estado el sabado en la noche en las discotecas bailando.)

Dios te bendiga, peregrino, y sigue peregrinando, quien sabe, quizas algún día encuentres alguna iglesia que sea digna de imitar!

Bendiciones!
Atte.
la verdad a luz

superquo dijo...

Lo que describes, David, es lo que pasa cuando se pierde de vista el propósito de la iglesia y cuando se confunde el término "crecer".
También es una lástima que el único maestro sea el pastor. Y que la única manera de enseñar sea predicando.
Dicho esto, no parece que esté muy animado ni pueda ser de mucha ayuda, pero gracias a Dios hay peregrinos que no se conforman con las definiciones convencionales ni creen que el Espíritu se lea nuestros programas y nuestros informes trimestrales antes de decidir cómo actuar.
Un saludo, amigo

David Franco dijo...

¡Qué barbaridad, tocayo! ¿En qué iglesias te andas metiendo? ¡Las que describes no existen! Ja, ja, ja.

Tristísimo el asunto de la imitación. Y es que teniendo el modelo original y verdadero, vamos en pos del aumento de asistencia, utilidades y fama. Que las funciones se dividan no está mal, lo que está mal, como bien apuntas, es que esta división no corresponda a los dones de cada creyente.

A manera de anécdota, les contaré que hay una iglesia en la Ciudad de México que en algún momento requirió de un "jefe de logística" para planear y coordinar algunas de sus actividades. Así que se dio a la tarea de buscar a alguien con esas características... Lo buscaron y lo encontraron en una bolsa de trabajo secular y lo contrataron. No importó que no fuera cristiano, lo importante era cubrir las funciones y que "el carro siguiera caminando".

Gracias tocayo por esta tan esperada quinta entrega. Que Dios siga bendiciendo tu jornada.

Un abrazo.

El Peregrino dijo...

Hola amiga de "La Verdad a Luz". Gracias por tu visita y comentario.

Sí, tienes razón, hay abundante ironía en este post, pero al fin y al cabo es un medio que en ocasiones, incluso Jesús usó, por eso lo hago también (salvando las distancias). Puede que algunos se molesten, pero creo que con un poco de humor se pueden decir muchas cosas...

Lo que cuentas es terrible, y gracias a Dios, ni eso ni lo que yo comento en el blog, sucede en todos sitios (pero sí en demasiados), pero no por ello hemos de volver la mirada hacia otra parte cuando vemos que hay muchos lugares en los que el Evangelio se ha transformado en el negocio de algunos "profesionales".

Muchos quizás prefieran pasar sin mirar la sangre de los que mueren en el camino, y algunos serán "levitas y sacerdotes"; yo quizás sea un "pobre samaritano", despreciable para muchos, pero no puedo caminar tan tranquilo viendo como "maltratan" a gente con esas artimañas... Desde aquí puede que no haga mucho, y tengo que aprender a usar de aceite y vino para curar las heridas de los que andan dañados, pero si algo puedo hacer, si esta pequeña voz puede avisar a los que pasen por estos lares, estaré gritando y gritando...

Creo en la Iglesia, en los redimidos que Jesús llamó, en un remanente fiel, en miles de personas que andan buscando la verdad... No sé si estará encerrada entre cuatro paredes, pero quiero formar parte de ella, no de ningún otro "mercado"

Saludos!!!

El Peregrino dijo...

Hola "Don Superquo" :)

David, tu visita siempre es gratificante, y no quisiera que este post fuera, ni para ti ni para nadie, causa de tristeza. Reconozco que abrir los ojos a esta realidad es duro, pero Cristo vino a buscar a los enfermos, no a los que se consideraban sanos. Por eso, yo prefiero reconocer nuestros defectos, con la esperanza de que Cristo haga un milagro en medio nuestro...

Tampoco creo que podamos hacer un planing para decirle al Espíritu Santo qué debe hacer en el próximo trimestre, o en el próximo año... Y desde luego, creo que es un desperdicio pensar que la tremenda gracia de Dios y el poder y los dones del Espíritu Santo, tengan que pasar a través de una sola persona "eminente", eso es como un embudo (y a veces, un tapón)

En fin, ver que hay peregrinos como tú que se atreven a plasmar su opinión en sitios "como este", me da esperanza, y Dios me muestra cada día con ello que Él es el que se encarga de ir despertando los corazones a la santidad, a la honestidad y al Evangelio genuino, por muchas partes del mundo, en muchos "sistemas" distintos... Y es que para Él no existen los muros, ni los límites, ni los imposibles.

Por eso, aunque tendría razones para llorar, miro adelante, me agarro a esta esperanza, y "me río" de nuestra condición, confiando en que vienen tiempos mejores.

Un fuerte abrazo, compañero de peregrinaje.

superquo dijo...

No me entristece tu artículo, al contrario, me alegro de contar con tu buen humor.
Así que, bien mirado, como dices tú, "me río" contigo de nuestra condición. Y como hemos dicho muchas veces, creo en la iglesia!
Adelante y gracias por tu estímulo!

El Peregrino dijo...

Hola David ¡Cuánto David hay por aquí! Ja, ja.

¿En qué iglesia ando metido? No, más bien, de qué "iglesia" ando saliendo... :)

Por cierto, lo del carro mexicano tendría que decir que me sorprende, pero a estas alturas ya no me sorprende nada. Seguro que la carreta, con esa "magnífica estructura funcional", andará, andará y andará, pero ¿A dónde llegará?

Muchas gracias por pasear por estos caminos, tocayo.
Un abrazo

El Peregrino dijo...

Bueno David (Superquo) me alegro que aprendamos a reírnos con auto-crítica constructiva.

Tengo que decirte que después de los últimos artículos de tu blog, tengo ganas de escribir con referencia a ellos, no sé si será el próximo o el siguiente, según "entienda" que debo hacer, pero tengo ganas de hablar de algo como lo que acabas de citar, con tu permiso: Creo en la Iglesia.

Un abrazo

superquo dijo...

¿Permiso? La frase no es mía :)
Y si lo fuera, tienes todo el permiso de usar lo que quieras.
Un abrazo

El Peregrino dijo...

Muchas gracias David...
Nos leemos :)

Gusmar Sosa dijo...

Guille me has robado la expresión con la que iba a comentar "Has dado en el clavo". Ojala brohter y el eco de tus palabras sigan viajando como peregrino y llegue a oidos sordos que sean abiertos por tus palabras... Saludos

hapuc dijo...

peregrino... tremendo aporte!!!

congratulation!!!

El Peregrino dijo...

Hola Gusmar, me alegro de "verte".
¡Ojalá sea así, que muchos oídos sean abiertos! No es que quiera que mis palabras resuenen en los pasillos, sino que muchas personas que andan confundidas sin darse ni cuenta, puedan entender que la Iglesia, ni es un negocio ni es una empresa.

Creo que si estas palabras son producto de mi mente, no llegarán muy lejos, pero si son inspiradas por el que todo lo puede, confío en que como dices, estas palabras peregrinen por muchos lugares y ayuden a muchos.

Un abrazo

El Peregrino dijo...

Hola Ivonne, muchas gracias por tu ánimo, y por tu visita... Hay que tener mucha paciencia para leer hasta el final estos escritos hallados por "Davide Peregrinum", je, je...

¡Saludos!

Massiel dijo...

Peregrino

Encontré excelente este post, todavía me sigo riendo (que es mejor que llorar) por esta cruel realidad que muchos conocemos de cerca, sin más conozco el caso reciente de un maestro que no tuvo cabida en una empresa de este tipo...

El llamado es a invertir esta pirámide jerarquica y nos quedaría algo más sencillo donde "El que sirve será el Mayor"

Un saludo fraternal de otra peregrina desde Chile..

El Peregrino dijo...

Hola Massiel, siempre es grato encontrar peregrin@s en este camino: Bienvenida.

¿Sabes? Me ha gustado lo de invertir la pirámide, porque así, el que estaba arriba "pisando" a los demás, estaría ahora abajo "soportando" y siendo base para los otros... Lo que no se es si nos admitirán esta propuesta en las "empresas" cristianas, je, je...

Saludos!!!

Anónimo dijo...

hola Dios les bendiga, hace dos dias encontre este blog muchas cosas que se publican con tristeza es verdad, en las iglesias hoy en dia. Solo tengo alguna pregunta si se me pudiera contestar sobre los profetas, en la iglesia donde me reuno se dice que ya no puede haber profetas que eso dejo de pasar en el antiguo testamento que en nuestro tiempo ya no hay, muchas cosas dentro de mi que me confunden

¿Qué es un MITO?


Un Mito es una cosa que no tiene una realidad concreta, que puede llegar a ser una fábula, una fantasía. Cuando un mito se confunde con algo real, la verdad se distorsiona. Algo así ha sucedido con el cristianismo actual, del que muchos escapan por el mítico concepto que tienen de él. Aún estamos a tiempo de hablar las verdades, a la luz de las Escrituras, la Palabra fiel y verdadera de Dios.