domingo

Un Diccionario Especial 4

Finalmente, Davide Peregrinum pudo escapar de la Hermandad "Callatvm Ya" que le acosaba. Tras esconderse en unas catacumbas romanas que acababa de descubrir, encontró un hallazgo de inmenso valor. Sí, hasta aquí tuvo que llegar para conseguirlo, y aún sospecha que le siguen la pista para hacerlo callar, pero él, a riesgo de su vida, a preferido compartir con nosotros su último descubrimiento: Unos fragmentos inéditos del Diccionario RAEvangélico, ese del que anda uniendo trozos desde hace mucho tiempo ya. Al traducirlo del dialecto pseudo-hebraico, ha podido constatar de nuevo, que algún gamberro indolente, adosó a las definiciones originales otras propias: El que tal hizo, arderá en el fuego y crujirá sus dientes, sin duda. Por eso, de nuevo necesito la ayuda de los amables investigadores que frecuentan este sitio, para dilucidar si la opción correcta de cada definición es la "a" o la "b". Pero aviso, puede ser peligroso comentar acerca de los términos que Davide ha traído hoy. Quedáis advertidos. Sin más, os trascribo lo que me mandó secretamente desde Roma:


EL SUPREMO DICCIONARIO DE LA R.A.E. (IV)
(Religiosa Academia Evangélica)

* Esto no es una burla contra personas ni instituciones concretas, sino una revisión de los valores cristianos
y la forma en que entendemos algunas palabras muy usadas en el internacionalmente conocido idioma del "cristianés".


REVELACIÓN

a) Palabra motivadora. Tiene la capacidad de convertir un simple discurso en una guía infalible: Cualquier predicador puede hablar en su congregación con mayor o menor efecto, pero si añade a su discurso la frase “Dios me ha dado una REVELACIÓN…” entonces consigue el mágico efecto de que los oyentes tomen desde ese instante las palabras que pronuncie como si las escucharan entre los truenos y relámpagos del monte Sinaí, o lo que es lo mismo, como verdadera e innegable palabra de Dios. Ningún cristiano que se precie puede cuestionar dicha “revelación”.

b) Palabra derivada en el Nuevo Testamento de "apokalupsis" que significa descorrer el velo que cubre lo desconocido, mostrar algo que estaba escondido, quitar la cubierta. El último libro de la Biblia lleva ese nombre (Apocalipsis en castellano). En todas las veces que se emplea este sustantivo en las Escrituras, con distintos matices, Dios muestra algo al hombre, algo que estaba escondido y es manifestado, algo que estaba tapado y ha sido descubierto. Un matiz importante es saber que la revelación viene de Dios, y no de voluntad humana, de modo que nadie puede traer "revelación" cuando le plazca, porque el que descubre esas verdades escondidas y las trae a luz es Dios mismo en su sola potestad; tampoco la revelación es posesión única de alguna persona particular, ni de ningún "ungido con revelación profética".


VISIÓN

a) Agudeza intelectual que Dios destina en exclusiva para los directores de congregación (apóstol, pastor, presidente, superintendente, obispo…) Con ella, "el siervo" puede “saber” lo que va a suceder, y la utiliza para indicar de qué forma moldear la estructura eclesial a libre criterio, promover nuevos proyectos, construir majestuosos templos de reunión, establecer metas numéricas de crecimiento para la congregación, y estimar los ingresos monetarios previstos por dicho crecimiento. En una congregación, puede darse el caso de gente con visión que no sean los dirigentes (una única excepción): Hablamos de los empresarios, porque gracias a "su visión" han conseguido prosperar y tener todo cuanto tienen. Sin visión no hay metas, sin metas no hay propósito, sin propósito no hay ni crecimiento... ni ingresos.

b) En el Antiguo Testamento, esta palabra suele relacionarse en sus distintos términos con alguna revelación de algo que va a suceder. En el Nuevo, la encontramos traducida de dos palabras griegas distintas (optasía y jórama) que indican mirar fijamente, con los ojos abiertos, algo que puede verse físicamente (aunque a veces se trate de algo espiritual). No hay base pues para pensar que la visión es un estado de conocimiento místico del futuro, ni de agudeza en percibir lo que va a suceder pues, al igual que la revelación, dichas visiones vienen dadas por Dios, cuando Él quiere, y no son traídas por voluntad humana.


PROSPERIDAD

a) Estado económico placentero y holgado que sirve de termómetro para demostrar quién es buen cristiano y quién es un pecador empedernido. Al que todo le va bien, prospera y se enriquece, tiene la evidencia indiscutible de que la gracia de Dios está sobre él por ser un buen cristiano. Al que padece necesidad, o simplemente no tiene cierta abundancia económica (un buen coche y una casa con jardín como mínimo) entonces está claro que Dios le está castigando por su maldad e incredulidad. Cuanto más se tiene, más se es para Dios, de manera que un pobre está al borde de la perdición eterna...

b) Este concepto estaba muy difundido en el antiguo oriente. Es significativo el libro de Job, en el que sus "amigos" le acusan de ser un pecador a causa del mal y la ruina que le sobrevino; a pesar de ello, Dios mismo dejó claro que NO era así, y que la adversidad de Job no se debía a su vida pecaminosa... De todos modos el pensamiento persistió por siglos, y hoy parece resurgir entre algunas comunidades cristianas. Pero hemos de tener en cuenta que Jesús vino a esclarecernos las cosas importantes, y que la iglesia primitiva siguió sus pasos, y ellos nunca hablaron de este tema: La palabra prosperidad NO aparece en todo el Nuevo Testamento, de manera que es obvio que no es un tema importante o determinante, ni para la iglesia, ni para los obreros, ni (sobre todo) para el mismo Cristo.


PACTO

a) Es un trato con Dios usando intermediarios. Si le has pedido algo a Dios y no te ha respondido, la única razón es porque no has hecho un “pacto”. Consiste en que tú pagas una cantidad de dinero a Dios para que te responda a tu petición; a mayor petición, mayor desembolso de plata, claro. En este proceso, ya no te acercas directamente a Dios, sino que algún “ungido” (un siervo con unción) intercede por ti (su oración llega al trono de Dios, sí o sí). Supuestamente Dios responde, tú recibes el milagro, y como todo buen intermediario, el “ungido” se queda el dinero, pues queda un poco lejos el cielo para mandar los billetes hasta el trono de Dios.

b) Del hebreo "berit" (alianza, promesa, compromiso) y del griego "diadseke" (disposición, contrato, testamento). De estas palabras se traduce TESTAMENTO, PACTO (el antiguo y el nuevo) donde vemos la disposición de la ley, que regía el compromiso de Dios de ayudar a los que procuraran cumplir con sus estatutos y el castigo de los trasgresores no arrepentidos. En el antiguo "Berit", el perdón de pecados venía por el derramamiento de sangre de un cordero puro, sin defectos, que tomaba en sí el castigo de los infractores. El Nuevo PACTO que estableció Jesucristo, fue derramar su propia sangre en lugar de la de aquel cordero pascual, y que todo el que creyera en el poder redentor de su sacrificio, recibiría el perdón y la reconciliación con Dios. No hay otro pacto más valioso que este, es el contrato de libertad que Dios regala a todo el que crea en el poder salvador de la sangre de Jesús... Si Dios nos regaló ese pacto o testamento (alto precio para Jesús, pero gratis para todo aquel que en Él crea) ¿Cómo puede alguien hoy día relacionar PACTO con dinero?


FE

a) Requisito indispensable para que Dios responda tus oraciones. Si después de haber “pactado” con Dios, sigue sin venir la respuesta a la oración, no será culpa del “ungido” que oró, sino del peticionario que, a pesar de haber pagado su "pacto", no ha tenido bastante FE para creer que la respuesta viene. Dicho de otro modo, la fe es la garantía de todo “gran siervo” ante una posible no respuesta a sus plegarias: Si el "ungido" falla, será por culpa del cristianito, que puso dinero pero no tuvo FE. Como añadido informativo, decir que esta palabra no se emplea más que para usarla de relleno en cualquier sermón dominical o motivador, pero que en la práctica no es necesario aplicarla ¿Por qué? Porque los cristianos que se creen ser de segundo orden, ya no piden con fe, sino buscan "ungidos" que oren por ellos al hacer "pactos"; y los "ungidos" no necesitan tener fe, porque con el dinero de los pactos les alcanza para todo y más...

b) Dice en Hebreos 11:1 que "Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve". Es un don, un regalo de Dios, no algo que se compre con dinero, ni con penitencias, ni con esfuerzo por agradar a Dios... La fe es muchas cosas más, y tiene matices muy diversos a lo largo de toda la Escritura, pero por ser escueto, cito sólo que es un obsequio gratuito del Altísimo que ayuda a creer lo inexplicable, a estar seguro en momentos difíciles, a tener esperanza de vida eterna basada en los méritos de Cristo y no en los propios, a saber que vendrán dificultades y momentos malos... pero que al final del camino hay una meta segura e inamovible donde nuestra naturaleza débil será cambiada por una espiritual, imperecedera, en el reino de Dios...


SEMBRAR

a) Sinónimo de PACTO (pactar). Si necesitas dinero no es necesario trabajar, es mejor sembrarlo. Si tienes una deuda no tienes que trabajar para pagarla, sólo siembra el dinero (en las arcas de algún “buen ministro o institución”) y despreocúpate… Ese dinero sembrado crece y al final se te multiplicará, con lo que podrás pagar tus deudas sin necesidad de trabajar como algo imprescindible, ya sucederá algún milagro. Si siembras poco recibirás poco; si lo haces generosamente posiblemente te conviertas en millonario. Cláusula Especial: Si al final de sembrar terminas más endeudado que al principio y el ministerio “recolector” más enriquecido, volver a leer el punto anterior de “Falta de FE”

b) En el Nuevo Testamento destaca esta palabra en la llamada parábola del sembrador, en tres de los cuatro evangelios (Mateo 13:3-9; Marcos 4:3-20; Lucas 8:5-15) Es significativo que lo que se siembra es "la Palabra de Dios", y no dinero a cambio de favores o milagros. Este tema se ha tergiversado a raíz de textos como el de 2ª Corintios 9:6, donde sí se aplica el verbo sembrar para dar una ofrenda; el problema es "para qué" era, y el "cómo" se debía dar: No pretendía ayudar a un renombrado ministerio, ni construir un suntuoso edificio, ni ser usado para una excelente producción discográfica, ni para el enriquecimiento de ningún dirigente eclesial. Era para cubrir NECESIDADES reales de otros cristianos, y con la actitud de desprendimiento gozoso, alegría por saber que se estaba ayudando a otros hermanos, y en ningún caso era una imposición, ni mandamiento solemne; además, no era una práctica semanal ni parte de la liturgia cúltica, sino que el texto habla de una ofrenda que estuvieron preparando por meses los hermanos de la provincia de Acaya para los de Macedonia, quienes estaban en profunda pobreza (2ª Corintios 8:1-2)... Una cosa es ayudar con alegría a los que lo necesitan, y otra muy distinta pagar cuotas por asistir a una congregación...


16 comentarios:

Guille dijo...

David, al final con la excusa del diccionario, medio jugando, medio en broma, pero también medio en serio, es fenomenal el trabajo que estás haciendo.
Por un lado nos traés un miniestudio sintético de ciertos vocablos, digno de un verdadero diccionario bíblico, y por el otro pones al descubierto las falsas interpretaciones que muchas veces pueblan la atmósfera cristiana... no se porque me doy cuenta recién ahora, jaja. Es genial!
Saludos desde Argentina :)

El Peregrino dijo...

Bueno Guille, yo creo que en la parte "medio seria" hay muy buen material por ahí, pues el de este blog no es concienzudo como me gustaría, solo da nociones generales... Pero en la parte de "medio broma" sí que intento cumplir el propósito de este blog, que se llama NO MÁS MITOS porque hay muchas cosas que los cristianos creen y no tienen base escritural para ello; son fantasías (por no decir falsas enseñanzas) que las dice gente "eminente" y los cristianos las creen sin dudar, sin escudriñar, sin estudiar si tienen base bíblica...

Este no es el diccionario de La Verdad, pero me conformo con que sirva para que aquellos que lleguemos a leerlo, nos propongamos a buscar qué cosas enseña Dios en la Biblia, y qué cosas son invenciones humanas que nos desvían poco a poco del Camino.

¿Seguiremos hablñando cristianés o aprenderemos a hablar para que la gente normal nos entienda? Je, je...

Muchísimas gracias por tu valoración, compañero de peregrinaje :)

superquo dijo...

Excelente cuarta entrega, amigo Peregrino. Me entristece la manera que tienen algunos líderes de manipular con sus 'revelaciones' y 'visiones', y creo que la definición (a) de prosperidad es una de las nociones más contaminantes que hay. Menos mal que, aunque proliferan las definiciones (a), no se han perdido las (b), aunque a veces hay que recurrir a la arequología para rescatarlas.
Un saludo

Brisa Nocturna. dijo...

Mi querido amigo,desde la clandestinidad le envio mi gratitud por esta entrega,siendo consciente del grave peligro que corre su vida por tal osadia.Aunque tenia gran temor de comentar,logre vencerlo para decirte que deberas de redoblar tus cuidados, ya que supe que los "violentos arrebatadores" ya determinaron que has blasfemado contra el espiritu (el de ellos) al exponer el punto B de las palabras vision y prosperidad.Por otro lado,secundo totalmente el comentario de Guille!.

Muchos saludos amigo =)!

El Peregrino dijo...

Hola "Davide Supra-Qvuom", me comenta "Davide Peregrinum" que tus valoraciones son esclarecedoras acerca del significado correcto; creo que "él" opina como tú, que las opciones "a" son como una lepra que corrompen la iglesia, mientras que las "b" son como ese plan de emergencia que hay que usar si no queremos que se desplome el edificio...

Seguiremos "excavando" a ver que más aparece por ahí, y que todo sea para edificación... ¡Aunque algunos preferirían que no aparecieran estos hallazgos arqueológicos! Ja, ja

Un abrazo.

El Peregrino dijo...

Bueno "Brisa Nocturna", usaré tu seudónimo para no delatarte. Ignoraba que la "Hermandad Belicae Arreba-Totvm" estuviera en funcionamiento, creo que es la predecesora de la que llamaron Inquisición en España... ¡Si nos pillan estamos perdidos!

Tú si eres valiente, porque comentar en este sitio puede ser muy comprometido... ¿No serás tú también una de esas valientes que arrebatan el reino? je, je.

De todos modos, si tu informe es correcto y las definiciones "b" han blasfemado contra el espíritu de "la Hermandad", pronto su furia santa caerá sobre nosotros... ¡Que miedo! :)

¡Ave, Brisa, los que van a morir te saludan! :)!

J_P_Cardenas dijo...

Guau! El diccionario está genial. ¿Será acaso que las diferencias entre a) y b) en cada concepto está dado por el factor Gracia? en cada definición (B) hay una referencia directa a la Gracia que en (A) falta abismantemente.

Cuando se contrastan las (A) y las (B), se ven demasiado distintas; pero (no sé si a ti te ha pasado) cuando enseñan (A) en las iglesias me solía parecer coherente... Raro, ¿no?

Saludos desde Chile, sigue así.

Gusmar Sosa dijo...

Bravo!!!!!!
Excelente.
Un golpe contra esas super filosofías "cristianas" que nos quieren manipular!!
Uf!! Qué hallazgos!!!

El Peregrino dijo...

Hola Juan Pablo, muchas gracias por tu comentario y por tu visita.

La gracia tiene mucho que ver con todo esto... Y es que la Gracia de Dios puede alcanzar a todos. Pero es nuestra responsabilidad vivir sabiamente, aprovechando esa Gracia maravillosa de Dios. Cuando alguien lee la letra bíblica y la convierte en simples normas, acaba trayendo muerte espiritual sobre su vida; ya sabes, la letra mata, pero el Espíritu vivifica.

Y a tu pregunta, digo sí. Por años me ha parecido coherente mucho de lo que describen los significados "a", porque se vestían de "la Biblia dice". Pero cuando buscas la verdad, cuando cuestionas las cosas con la intención de aprender de Dios, por esa "Gracia" que Dios da, comienzas a entender que ser sal de la tierra, entre otras cosas, es no dejarse llevar por cualquier viento de doctrina... Sobre eso habría mucho de qué hablar.

¡¡¡Saludos!!!

El Peregrino dijo...

Un gusto verte por aquí, Gusmar.

Como dices, hay "filosofías" que quieren controlar la vida cristiana, y las peligrosas no son las de afuera, sino las que entran dentro de la iglesia y se predican desde algunos púlpitos (gracias a Dios, no desde todos)

Creo que aún nos queda mucho camino por recorrer, y muchos "hallazgos arqueológicos" por hacer, porque lo que esperamos que venga, quizás no pueda ser contenido en la "religión actual", ni en las formas a las que nos han acostumbrado a "ser cristianos" ¡Que Dios nos alumbre en este camino¡

Gracias por tu ánimo, brother

Anyul Rivas dijo...

he intentado escribir un comentario dos veces aqui, pero blogger me tiene harto, me ha encantado mucho esta serie, y espero que sigas develando los mitos de esta cultura cristianés que tenemos por Cristianismo.

Muchos Saludos, siempre leyéndote.

El Peregrino dijo...

Hola Anyul, me ha dado mucha alegría verte por aquí. Espero que ya no estés a "full"... Por cierto al Blogger a veces le gusta maltratarnos, pero parece que hoy le has podido vencer.

Si Dios lo permite, aún quedan palabras en el tintero para ampliar el "diccionario"... También con algunas otras de peregrinos que pasaron por aquí, y sugirieron (no las he olvidado, tiempo al tiempo)

Sin duda el camino es largo, nunca dijo nadie que fuera fácil, ni exento de errores, pero pienso que tenemos un lenguaje en el que cada palabra debería significar justo lo que es, y no debemos dejar cabida a "usurpaciones maliciosas" ni a "malentendidos interpretadores"

Un fraternal abrazo

David Franco dijo...

Qué tal Peregrino:
Da mis saludos a mi tocayo. Ya te lo había comentado, pero en otro foro: ¡Excelente entrada!

"Prosperidad" y "Sembrar", tan de moda y tan convenientes para aquellos que les gusta la plata (y el oro también). ¿Sabes? Lo más triste del asunto es que estoy seguro de que aquellos que usan de las acepciones (a), conocen las acepciones (b) pero cuando alguien les cuestiona, dicen que la interpretación de (b) es (a), según la "revelación" que ellos han recibido (y según su lógica, que en vez del venir del corazón y la mente, viene del bolsillo)

Un material así es digno de difundirse entre nuestros jóvenes que comienzan, víctimas de las necesidades y la "publicidad", a voltear hacia las acepciones (a). Deben saber que las acepciones (b) son las bíblicas; las (a), bueno, todo lo contrario.

[Y, ¿cuándo llega la siguiente entrega?]

Que Dios te siga bendiciendo y usando.

El Peregrino dijo...

Hola David, gracias por tu visita y por el ánimo; es un gusto verte por aquí, tocayo.

Tienes razón, los que defienden cada punto "a" suelen conocer el "b" (si alguno no lo conoce, pues aquí tiene este diccionario explicativo, je, je).

El problema es que para esa "revelación" que usan ni siquiera se toman la preocupación de basarla sólidamente en la Biblia, ni usan textos coherentes (porque no los hay para defender los puntos "a"), sino que usan "un poco" de texto bíblico sacado de su contexto y significado, para decir lo que ellos quieren decir.

Solo hay que leer 2ª Pedro 2:1-3 y veremos que cada definición "a" es un cumplimiento de que esos falsos maestros existen, y su afán es hacer negocios (mercadería) a costa de los que creen estar siguiendo a Dios.

Bueno, hasta ahora han llegado 4 entregas del diccionario. No sabía si llegaría hasta aquí; ahora mismo estoy preparando otro post distinto, pero sé que mi "amigo (imaginario)" Davide Peregrinum, está realizando nuevas investigaciones, y si Dios lo permite, dentro de algunos días traerá la 5ª parte del RAEvangélico...

¡Saludos!

Hannzo dijo...

Felicidades por estas definiciones, son muy esclarecedoras hehe! yo propongo que se haga en formato impreso y venderlo (es para el ministerio hermano) a todas las iglesias y librerias cristianas, recuerda que Dios te va a bendecir economicamente hasta que tu granero no se pueda cerrar... eso incluye que podras comprarte el granero con ese dinero porque sino.. pues no funciona. Bueno eso me dijeron hehe!

Saludos.
Hannzo.

El Peregrino dijo...

Hola Hannzo, bienvenido.
¡Vaya idea me has dado! En seguida me busco una imprenta, y... a prosperar (ja, ja)

Gracias por tu visita. Acabo de dar un vistazo por tus blogs y se ven bien interesantes. En cuanto pueda me paso a "verte" con más calma. Por cierto, pude escuchar el primer podcast de "Conspiración", y está muy bien montado; me he quedado con la intriga de cómo continua... Por eso tendré que volver :)

Saludos

¿Qué es un MITO?


Un Mito es una cosa que no tiene una realidad concreta, que puede llegar a ser una fábula, una fantasía. Cuando un mito se confunde con algo real, la verdad se distorsiona. Algo así ha sucedido con el cristianismo actual, del que muchos escapan por el mítico concepto que tienen de él. Aún estamos a tiempo de hablar las verdades, a la luz de las Escrituras, la Palabra fiel y verdadera de Dios.