miércoles

A modo de Introducción

De seguro que hay cosas en la Biblia que no entendiste del todo bien, o historias que vimos en las películas de Hollywood y a las que otorgamos el cartel de "verdaderas"... Pero la única manera de saber las cosas de Dios y la historia referente a su pueblo (y posteriormente al cristianismo), es ir directamente a la Biblia, las Palabras que el propio Espíritu Santo inspiró a lo largo de siglos de historia en decenas de hombres que, tuvieron encuentros genuinos con Él.

Hemos de mirar con detenimiento, leer con deseo de conocer la verdad y tener la mente abierta, muy abierta... Pues quizás haya cosas que creímos saber y no son como pensamos: Eso es un mito.

A lo largo de los días (tengamos calma en ello) iremos viendo cosas curiosas, quizás no vitales para la salvación, pero si importantes, pues si Dios dijo ciertas cosas, las dijo porque era necesario conocerlas. Algunos temas te podrán parecer irrelevantes, pero hay un principio del cielo que con la ayuda de Dios iremos aprendiendo: Para saber cómo son las cosas, hay que buscarlas por uno mismo, con la insustituible ayuda del Espíritu Santo, que es el único que sabe TODA LA VERDAD. A veces, dar por sentado que todo lo que escuchamos viene de Dios, puede llevarnos a cometer errores, porque sin darnos cuenta, TODOS llevamos toda una vida escuchando cosas, creyendo cosas... Pero llega un momento en la vida en el que hay que detenerse y auto-examinarse: ¿Es cierto todo lo que creo? O mejor aún ¿Es todo tal y como creo que es?

Quizás, estos ejemplos que llames "irrelevantes" lo sean en esencia, pero poco a poco iremos avanzando a cosas más profundas, con el fin de que estos ejemplos no sirvan para entender esta verdad celestial: Dios quiere que le conozcamos de primera mano, no por lo que otros nos digan de Él. Como dijo Job, que tuvo que aprender esta lección, y a raíz de ella tuvo que cambiar (arrepentirse) de lo que había dicho y pensado hasta entonces de Dios; se volvió de unos pensamientos, de lo que "imaginaba" que Dios debía ser, a lo que era y es de veras, a la realidad de conocer a Dios en persona; por eso afirmó:

De oídas había oído hablar de Ti, pero ahora te veo con mis propios ojos. Por tanto, me retracto de lo que he dicho, y me arrepiento en polvo y ceniza. Job 42:5-6

¿Comió Adán de una manzana? ¿Fueron Caín, Abel y Set sus únicos hijos? ¿Y qué de los tres reyes magos? ¿Era blanco el caballo del que cayó Pablo en su camino a Damasco? ¿Cuantos tipos de animales introdujo Moisés en el arca? ...Ten cuidado que estas preguntas tienen "trampa". Aprendamos a leer la Biblia, y veremos como nuestra vida cambia. Quizás debamos empezar por cosas como estas, pero el crecimiento vendrá, y aprenderemos mucho, sin duda, si estás dispuesto a emprender este camino...

¿Qué es un MITO?


Un Mito es una cosa que no tiene una realidad concreta, que puede llegar a ser una fábula, una fantasía. Cuando un mito se confunde con algo real, la verdad se distorsiona. Algo así ha sucedido con el cristianismo actual, del que muchos escapan por el mítico concepto que tienen de él. Aún estamos a tiempo de hablar las verdades, a la luz de las Escrituras, la Palabra fiel y verdadera de Dios.