martes

Pensando en La Verdad

Bueno, haciendo un pequeño paréntesis en las investigaciones de Davide Peregrinum, quien me mandó un mensaje diciendo que anda tras la pista de otros fragmentos ocultados por la "Hermandad Callatvm Ya", me gustaría dejaros algo mientras tanto.

Hay un salmo que tengo muy presente en mi vida, el Salmo 19. Estuve meditando en sus tres últimos versículos (12-14), esos que dicen:

"¿Quién podrá entender sus propios errores?
Líbrame de los que me son ocultos.

Preserva también a tu siervo de las soberbias;
Que no se enseñoreen de mí;
Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.

Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti,
Oh Dios, roca mía y redentor mío"


Pensando en todo esto, me puse a escribir...
No soy un poeta, pero salió esto:


¿QUIÉN TIENE LA VERDAD?

La Verdad, bien preciado,
¡Tantos dicen poseerla!
Mas aquel que la ha encontrado
nunca más puede esconderla.

Algunos afirman con osadía
que de sus bocas emana lo cierto,
llenan libros de filosofía,
pronuncian discursos por cientos.

Piensan algunos que esa verdad
se esconde en un libro sagrado,
y en él se ponen a buscar
y crean sus propios dictados.

Cada cual se acerca a su manera,
cada uno entiende una cosa:
Todos defienden sus ideas
cual interpretación gloriosa.

Mil variantes por cada palabra,
cientos de sentidos a la misma frase,
muchos que de distintas formas hablan
donde solo una idea debiera encontrarse.

¿Quién dice lo cierto, pues?
¿Quién posee la verdad deseada,
Esa que es dulce como la miel,
la que al alma deja saciada?

Yo no la tengo, mi amigo,
ni tú tampoco, perdona,
y no es porque yo lo digo,
es que la Biblia lo menciona.

No es mi opinión, ni la tuya,
ya seas erudito, y yo un pobre necio,
ya grites con fuerza ¡Aleluya!
ya sea que le quieras poner precio.

¿Puedo yo acaso elevar
Mi voz con insigne desparpajo
para otra voces acallar
y pretender esconderlas debajo?

No, yo no tengo la verdad,
porque ella no tiene dueño, ni amo,
ni tampoco se deja encerrar
con doctrinas escritas por humanos.

Ella es pura y verdadera
no es controlada, ni poseída,
no es el credo que alguno quisiera:
Ella es camino, ella es la vida.

Que no te engañen ya más
diciendo que ellos la han visto,
que no seduzcan tu voluntad,
porque la verdad, es Jesucristo.

No luches, pues, contra otros
para que venza "tu verdad"
porque la única que existe
no tiene dueño y da paz.

Silenciosa voz que no se oye,
palpitante susurro que me despierta.
Si en humildad tú te dispones
Conocerás la verdad, es cosa cierta.


Batallas dialécticas no llenan,
ni enseñanzas de denominación,
ni mensajes que alegran o apenan
trayendo sentimientos al corazón,

La verdad no es para tenerla,
creo que ya lo pensé antes,
la verdad es para conocerla
y que nos sirva de baluarte.

La Verdad no es una virtud,
es una persona bien viva,
es Jesucristo, es la gran luz,
quien en mí todo lo escudriña.

Jesús, razón y vida del cristiano,
guía infalible al que está perdido,
poder magnífico del resucitado,
libertad al que está por mentiras oprimido.

Verdad, amor, vida y camino,
esperanza mía, dulce lumbrera,
descanso cierto, el mejor destino,
tuya es mi mente y mi vida entera...


Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres (Juan 8:32)
Y conoceréis a Jesús, y Jesús os hará libres...

19 comentarios:

superquo dijo...

Amado hermano David
Aunque dices que no eres un poeta, en tus versos brilla lo que hace que todo importe: que Cristo es glorificado. Excelente cuando dices: "La verdad no es para tenerla". Jesucristo ha de poseernos y no al revés.
Un saludo y bendiciones

El Peregrino dijo...

Muchas gracias, David. Creo que citas la idea principal del "poema": La gente discute por ver quien posee la verdad, y la verdad no tiene dueño, porque no es una cosa, es Jesús mismo; recuerdo el famoso versículo de Juan 14:6 cuando Cristo dice: "Yo Soy... la Verdad..."

Bueno, así lo veo, porque tampoco yo poseo la verdad, claro, je, je. Lo que sí se, es que debo ser consciente de que no siempre llevaré la razón, y que la verdad se conoce en la cámara secreta de la comunión con Dios; lo demás es mera palabrería.
Un abrazo

Gusmar Sosa dijo...

Excelente poema brother, la verdad, què dificil se nos hace comprenderla y què tan sencilla la manifestò el Padre.

El Peregrino dijo...

Sí Gusmar, es cierto. Parece que los humanos somos expertos en complicar las cosas, y tanto las queremos razonar, entender y explicar, que al final, perdemos la "sencilla profundidad" con la que Dios nos quiso enseñar a peregrinar por esta vida.

Muchas gracias por tu visita y comentario. ¡Saludos bro!

elim-el oasis de Eva dijo...

Entre tantas "voces" y "verdades" haremos bien en escuchar la voz de Jesús: "El camino, la verdad y la vida"

El Peregrino dijo...

Hola Eva, gracias por tu visita.

Voces se levantan muchas, por eso el reto de escuchar a Jesús se hace primordial en nuestros días, donde la confusión quiere desviarnos del camino, y de la verdad: Buscar la verdad es volvernos sin prejuicios hacia Dios.

¡Saludos!

Guille dijo...

Wow, no te tenía poeta David, muy bien!! :)

Es verdad, deberíamos buscar la verdad con humildad, sabiendo que no es algo que nos pertenece a nosotros y que por lo menos en este mundo nunca podremos jactarnos de dominarla por completa.

Saludos :)

El Peregrino dijo...

Muchas gracias, Guille por tu comentario.

Si alguien pudiera decir "Yo tengo la verdad", creo que correría el peligro de querer autoproclamarse "Papa", o "Mesías", o cualquier otra barbaridad de esas que hay por el mundo.

Por eso Jesús constituyó la iglesia, una comunidad de creyentes repartida por todo el mundo (y no necesariamente encerrada entre cuatro paredes) en la que todos necesitamos la edificación mutua... Donde poder enriquecer y ser enriquecido con dinero... ¡No! (je, je) ¡Con el conocimiento de la Verdad! que es más preciosa que todo el oro del mundo, y además nos da un esperanza eterna.

Un abrazo

Monja dijo...

yo tengo la Verdad

:)

Guille dijo...

jaja, ok, yo también La tengo, aunque no la comprendo completamente ni soy el dueño, sino que es al revés ;)

Brisa Nocturna. dijo...

Amen querido amigo, y ya veo que eres poeta ehhhh,gracias por compartir,me quedo con este verso:
"La verdad no es para tenerla....la verdad es para conocerla".

Muchos saludos =)

El Peregrino dijo...

Bueeeeeeno doña Monja, "yo tengo"... esteee... Hum... mejor diré, yo "con-tengo" la verdad, je, je.

Te entiendo bien... Pero cuando digo que la verdad no es para tenerla sino para conocerla, es porque el término "tener" como posesivo, me parece que debiera ser al revés, porque intento que Cristo sea mi dueño, es decir que él, la verdad, me tenga a mí... aunque desde luego, yo cuento con Él.

Bueno, imagino que si Él y yo tiramos juntos de ese yugo que es fácil de llevar del que habla Mateo 11, en el que los dos "bueyes" colaboramos, podríamos decir que él me tiene a mí, y yo le tengo a él...

Encantado de volver a verte por aquí, Monja "Santa Bizarra". Un abrazo :)

El Peregrino dijo...

Guille, ya veo que siempre eres capaz de decir en una frase lo que yo necesito un mega-párrafo para expresar, je, je...

Nos leemos!!!

El Peregrino dijo...

Hola Betty... Bueno, poeta quizás, bueno o malo, no sé... Pero sí sé que me gusta expresarme así de vez en cuando. Mientras que no me tiren tomates, lo seguiré intentando, ja, ja...

Por cierto, ya queda menos para el día "C" ¿verdad?
:)

Monja dijo...

Pero Guille, es que la tengo!!!
Siempre me pasa que cuando hablo en serio nadie me cree, jeje.

Monja dijo...

Ah don No-Mas-Mitos, ese con-tengo está muy bueno. Si no se tiene la Verdad en Cuerpo, no se con-tiene, no se tiene nada.

Avancemos o ampliemos, "además de" (no "en vez de")todo lo interesante que también ya se lee en los comentarios. Sumemos.

Ya que el título del artículo es tremendo título, hagámosle caso.

No me voy a extender, ando escapada de la Trapa y debo regresar antes de que se den cuenta.

Una sola cosita para añadir al pensadero:

Por la obra de sustitución en Cristo es correcto decir: Yo tengo la Verdad. Hay lo que se llama teología positiva (discúlpeme) y a grandísimos rasgos esa forma de expresarla siempre tiene la preposición directiva, objetiva, temporal y final "para".

Ya que este artículo se trata de subvertir la teología positiva que se equivoca al en los ámbitos populares cristianos, sigamos viendo de qué manera la misma teología positiva puede enderezar ese "para" que ha quedado torcido, como bien usted observa en los versos.

Cuando decimos "yo tengo la Verdad", decimmos bien, pero decimos "yo tengo la Verdad" --> para.

Seguimos:

1- Todos aquí creemos que Jesús es La Verdad en Persona. Tomamos a Jesús y Verdad como sinónimos.
Bien, entonces, lo horizontalmente malo es solamente creerse tener la verdad con minúscula.

Eso se discute cara a cara y tiene solución. Con tres o cuatro tiros se dirime quién tiene la verdad. Usted ve como anda la Historia nuestra imponiendo verdades horizontales...

2- Pero hay una cosa peor que esa, que es la que Jesús nos llama a temer más:

-Es lo trascendentemente malo de no saber que uno (por apropiación de la obra sustitutiva, redentora, expiatoria, propiciatoria, justificativa) tiene la Verdad.

El que tiene al Hijo (Verdad) tiene la Vida. (para...)

_______

PD: Ledejo un ejercicitititito: Busque todos los "para" en Efesios. Se le va a poner carne de gallina...

Besos

Ay, me fui, me fui en mi parapente, rápido, rápido.

Guille dijo...

jaja, es que para que quede serio tenés que obviar todo tipo de caritas simpaticonas del tipo :) ;) :D

na, será nomás que soy de pocas palabras David...

Saludos para todos :)

Monja dijo...

Guille:
:) ;) :D

El tema es que soy de muchas palabras, lamentablemente, y me forjo mi propia entelequia. Una hermana de la congregación bautista, que siempre se me quedaba mirando en silencio cada vez que yo le preguntaba "¿Cómo le va?" me dijo: Cómo te voy a contestar si yo nunca sé cuándo preguntas en broma y cuándo en serio.


______

Sí, sí, ya remonta el parapente hacia los muros de la trapa mía.

El Peregrino dijo...

Touché, doña Monja. Buen añadido al artículo, como siempre. Yo me apropio de esa obra maravillosa de Jesús y de todo lo que me permite TENER, gracias a Él. Es bueno matizarlo.

Por cierto, la tarea que me manda es muuuy interesante, y me gusta sobre todo porque señala a que la Verdad (Jesús) nos lleva a la consecución de algo, de muchas cosas que debieran verse en nosotros si de veras somos portadores de Su Presencia.
Ya tengo tarea para unos días, ja, ja... "PARA" alabanza de Su gloria... "PARA" que sepa la esperanza a que nos ha llamado...

Saludos

¿Qué es un MITO?


Un Mito es una cosa que no tiene una realidad concreta, que puede llegar a ser una fábula, una fantasía. Cuando un mito se confunde con algo real, la verdad se distorsiona. Algo así ha sucedido con el cristianismo actual, del que muchos escapan por el mítico concepto que tienen de él. Aún estamos a tiempo de hablar las verdades, a la luz de las Escrituras, la Palabra fiel y verdadera de Dios.