sábado

Demasiado Ocupados

La revista digital ACPress, publicó un artículo el 15/4/2008 acerca de una encuesta realizada por el doctor Michael Zigarelli.

Él es profesor de "Management" de la "Charleston Southern University School of Business" y ha realizado una encuesta global denominada "Los Obstáculos para el Crecimiento", entre mas de 20.000 cristianos en 139 países, entre personas de 15 a 88 años. Los resultados de este estudio se extrajeron de su página web Epiphany Resources

La encuesta encontró que más de 4 de cada 10 cristianos en todo el mundo dicen que "casi siempre" o "siempre" están apresurados, y andan corriendo de un sitio a otro. "Estar demasiado ocupados" fue el mayor desafío sin resolver de países como Japón, Filipinas, Sudáfrica, el Reino Unido, México e Indonesia. Curiosamente, los cristianos de Uganda, Nigeria, Malasia y Kenya eran los que estaban menos agobiados por sus tareas.

Pero aún en los países de ritmo de vida más tranquilo, uno de cada tres cristianos admitió que iba con prisas.

Por otro lado, 6 de cada 10 cristianos dicen que para ellos, casi siempre o siempre, el hecho de estar ocupados les impide desarrollar una buena relación con Dios, y abundaban los que así se encuentran especialmente en América del Norte, Europa y África. Dice la encuesta que cristianos de Estados Unidos, Sudáfrica, Canadá o Irlanda (entre otras) tienen menos tiempo para Dios, que los de otros países.

Anecdóticamente, desglosando los datos por profesiones, los pastores son de los que más corren de tarea en tarea, lo que paradójicamente, les impide desarrollar una buena relación con Dios.

Los profesionales y trabajadores cuya ocupación interfería con su relación con Dios eran por este orden:

1º Abogados (72%)

2º Empresarios (67%)

3º Enfermeras (66%)

4º Pastores (65%)

5º Profesores (64%)

6º Vendedores (61%)

7º Amas de casa (57%)…

Zigarelli dice que la vida acelerada y el nivel de actividades de la vida moderna nos distrae de Dios y nos separa de la vida victoriosa, abundante y plena que Dios tiene preparada para nosotros.

Mientras el estudio no explica por qué los cristianos están tan distraídos y ocupados, este doctor describió el problema como un círculo vicioso, fomentado por la adaptación y conformidad con los valores culturales de nuestro tiempo. Si los cristianos asimilan la cultura de estar siempre atareados, esto les lleva a que Dios esté marginado en sus vidas y a tener una relación deteriorada con Él. Esto a su vez hace a los cristianos más vulnerables a adoptar opiniones seculares sobre como vivir, y como consecuencia les lleva a conformarse a una cultura de estar apresurados y atareados. Este es el círculo que se alimenta a sí mismo y se convierte en destructivo...

Según esos datos, 2 de cada 3 pastores están demasiado ocupados con "sus asuntos" como para atender a Dios, lo que quiere decir que también 2 de cada 3 congregaciones que sean dirigidas por un solo pastor, estarán desnutridas espiritualmente...

Eso me trae a la memoria la famosa parábola de Jesús, la que llamamos “del sembrador”, y que habla de ciertos tipos de personas, según como reaccionan ante la Palabra de Dios, y los compara con distintos lugares en los que cae la semilla y su forma de crecer. Puedes leer la parábola en Mateo 13:3-9, y la explicación de Jesús a sus discípulos en Mateo 13:18-23.

He escuchado predicar sobre este pasaje para explicar que hay gente poco receptiva a las cosas de Dios, o que hay otros que en cuanto vienen las pruebas y dificultades dejan de seguir a Cristo… Y que hay cristianos que son buena tierra. Pero a veces nos pasamos de largo la explicación de aquellos que son como las semillas que caen entre espinos.

Si una planta trata de crecer entre espinos, encuentra una dificultad: Los espinos suelen enraizar fuertemente, y le roban la humedad y la mayor parte del alimento a la planta a la que ahogan, y también la ensombrecen, le roban parte de la necesaria luz solar. La pobre "plantita" no muere, pero apenas puede subsistir, desnutrida, e incluso estropeada.

Hoy día también hay cristianos desnutridos. Unas veces la culpa de esa situación la tiene el que no reciben alimento bueno, porque dependen de unos “pastores” que no “tienen tiempo” para buscar comida de buena calidad capaz de dar crecimiento, y apenas si traen el agua justa para mantener vivas las "plantitas de sus maceteros" una semana más.

Otras veces, los mismos cristianos son los que están demasiado ocupados como para buscar alimento por si mismos, y en vez de procurar enraizar con profundidad, hasta lo más hondo, donde nadie les pueda robar los elementos nutrientes, se contentan con esas gotas de agua que les hace solo sobrevivir, pero con las que no tienen suficiente para disfrutar de una vida llena y plena en Cristo.

A más de esto, la explicación de Jesús mismo nos aclara qué otras cosas ahogan el crecimiento (de los que intentan dar de comer, y de los que solo saben abrir la boca como los pollitos hambrientos). Dice el versículo 22 del capítulo tratado en Mateo que:

El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.” [RV60. Énfasis añadido]

Y últimamente escucho a demasiados cristianos muy afanados por tener riquezas… Y a esta labor la llaman doctrina de la prosperidad

A la vista de esta “casualidad lingüística”, me pregunto ¿Seguirá el cristianismo mundial perdiendo el tiempo en prosperar mientras que malvive ahogándose en una vida sin pausa, o se dará cuenta de que esa doctrina es uno de los males de este “siglo”?

Malgastar el tiempo en conseguir mucho dinero, y disfrazarlo de doctrina espiritual, no solo es un gran error a mi entender, sino una de las causas del empobrecimiento del cristianismo actual, que aunque le pese a más de uno, emplea más tiempo en buscar riquezas que en buscar al mismo Dios.

¡Qué razón tenía Jesús! Por eso dijo que había dos cosas incompatibles entre si:

No podéis servir a Dios y a las riquezas (Mateo 6:24)

28 comentarios:

macelot dijo...

Muy buenos datos que nos proporcionas en este artìculo compañero, por cierto lo voy a compartir con algunos hermanos, esta es una realidad muy cruda y es cierto lo que dicen que no es lo mismo trabajar PARA Dios, que trabajar CON Dios, todos quizà en algùn momento hemos caido en esta dinàmica nociva, verdaderamente nos hace falta tener mas comuniòn con Nuestro Padre Celestial, Jesus nuestro salvador fue el mejor ejemplo que podemos tomar, el oraba con mucha frecuencia y luego trabajaba en lo que se le habìa encomendado.

Saludos y un Abrazo desde Acà

hapuc dijo...

me sento demasiado identificada... siempre estuve muy ocupada... llegaba a mi casa tarde sin posibilidad de nada hasta que me llego una depresion y Dios me hizo entender que no es ese el camino... y ahora estoy conforme con mi vida... aunque extraño ese activismo pero no dejare de lado lo esencial... bueno soy bastante egolatra

jajjaja

un abrazo david

Luis Enrique Alvarado dijo...

Muy buen articulo amigo y muy cierto, creo que hay veces que estamos muy ocupados en servirle a Dios que no tenemos tiempo para estar con el verdad.

Y lo malo es que nuestra familia e Iglesia es quien apaga las consecuencias, sabes hay veces que no tomamos el tiempo suficiente ni para leer un buen libro, y malgastamos nuestro tiempo en cosas que inproductivas.

Dios te bendiga

J_P_Cardenas dijo...

Querido Peregrino,

Tengo la impresión de que el ministerio pastoral actual tiene un grave defecto y es el dejar el cuidado de toda una congregación a una sola persona. Tengo la impresión que si el trabajo se repartiese entre más siervos capacitados y llamados a ministerio (Dios hace tal llamado, incluso si ellos no fueran remunerados, sino ministros de medio tiempo), estoy seguro que el pastor no estaría generalmente tan ocupado.

Comparto la opinión de Macelot: trabajar -con- Dios es muy distinto que trabajar -para- Dios, y que lo primero es lo mejor.

Un abrazo desde Chile.

El Peregrino dijo...

Hola Macelot, es una realidad que al lado de Dios se trabaja mejor, porque el trabajo se convierte en compartir el camino con alguien amado... De los que trabajan "para" Dios, decir que corren un grave peligro: Convertirse en meros asalariados, discípulos de la iglesia de Efeso en los tiempos en que se escribió el Apocalipsis...

Creo que todos hemos estados alguna vez, de algún modo, tocados por ese activismo, como si quisiéramos "sorprender a Dios", je, je... ¡Quién puede sorprender al que todo lo sabe?

Te mando un abrazo hasta allá...

El Peregrino dijo...

Je, je... Ivonne, fuimos engendrados con esa egolatría, la traemos de fábrica ¿No crees? El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra :) Otra cosa es como la manejamos para que no sea nuestra dueña...

Y esa es otra parte de la esencia de la vida, al igual que aquello de que lo importante no sea borrado por lo "urgente".

Yo fui criado en pleno activismo, llegó un momento en que hacía de todo, ocupaba varios "lugares" en mi congregación: La tesorería, colaboraba en el departamento de misiones, "lideraba" una casa abierta para evangelizar, intentaba cuidar a otros hermanos como "responsable" de "grupos pastorales", hacía con mi esposa manualidades para recaudar fondos para las campañas evangelisticas, preparaba programas en la radio cristiana, y llevaba la mesa de sonido, colaboración en el grupo de alabanza... ¡Aaaaaah! ¡Y muchas veces casi todo a la vez! Me agobio solo de pensarlo ahora...

Y creía que Dios estaría super-contento conmigo, y lo que me vino fue un ataque de ansiedad con el que Dios me dijo (recuerdo las palabras de Macelot): Has hecho muchas cosas para mi, ahora es tiempo de que las hagas conmigo... Y no las que te propongan, sino las que yo te diga.

Bueno, voy a seguir trabajando que no tengo tiempo para... JA, JA, es broma.

Un abrazo, amiga.

El Peregrino dijo...

Hola Luis Enrique, me alegro de saludarte.

Ser buenos mayordomos del tiempo de que disponemos es todo un reto, sobre todo porque solemos caer en el error de creer que Dios nos pide cantidad, y a veces nos olvidamos que Él quiere calidad... y obediencia, es decir, hacer lo que realmente nos pide, y no lo que "otros" esperan de nosotros ¿No crees?

La familia, otros hermanos, todo debe formar parte de nuestra vida, porque otra cosa nos llevaría a aislarnos en una burbuja ficticia de religiosidad, alejados de la gente a la que Dios ama...

Saludos, viajero...

El Peregrino dijo...

Hola "JP", das en el clavo de nuevo.

Creo que hacer que una persona "cargue" el peso que debiera llevar la iglesia, o "los ancianos", o un grupo como quieras llamarlo y que trabaje de corazón, es como volver a los tiempos de la ley, en los que Moisés juzgaba a todo el pueblo, y unos delegados le resolvían lo "poco importante"... Existían unos niveles jerárquicos que hoy se toman como ejemplo, y se olvida un importante detalle: Por entonces, Dios hablaba solo con Moisés, pero hoy día, todo creyente nacido de Dios tiene al Espíritu Santo, y por lo tanto, las mismas oportunidades de que Dios lo use.

El super-pastor, da pie a eso, a que se le pague un sueldo y se convierta (no siempre) en un asalariado, de esos de los que Jesús habló en Juan 10, si no recuerdo mal, de esos que corren el riesgo de convertir un llamamiento genuino en un trabajo más... Quiero pensar que aún hay muchos que no sucumben a esta "tentación"

Amigo, un placer contar con tus palabras, que sacan a la luz algo que está pasando con demasiada frecuencia.
Un abrazo

Isa dijo...

Mi querido Peregrino, ¡qué buen reportaje! No vi a los médicos ahí,sino que pusieron a las enfermeras. Creo que se equivocaron entonces de el México que visitaron, ja,ja,ja, porque lo que agobia y estresa, no es el "quehacer", sino la responsabilidad.En fin. Tanto mi esposo como yo, buscamos al Señor muy de madrugada, ja,ja,ja`, ¡a la una de la mañana! pero es buenísima hora para estudiar y tener un buen contacto con el Señor, cuando la ciudad duerme. Aunque muchas veces, en ese tiempo, alguna urgencia reclama, pero en fin, por eso ¡ya me jubilè!, je,je.
Saludos amigo y hermano en la fe.

El Peregrino dijo...

Amiga Isa, si te hubieran preguntado a ti los encuestadores, los resultados habrían salido mucho mejor, je, je ¡Seguro!

¿Sabes? No tengo ni idea por qué, pero no se olvidaron de los médicos, creo recordar que quedaron en 8ª o 9ª posición... Pero copié solo hasta las amas de casa, para que luego no digan que no aprecio su trabajo, je, je, que a veces creo que podrían estar a la cabeza de la clasificación, porque no es cualquier cosa llevar un hogar con hijos hacia adelante ¿Verdad?

Gracias por tu ejemplo, sin duda hemos de aprender de él. Cada uno buscamos nuestro "momento propicio de tranquilidad", porque vivir corriendo, no conduce a nada bueno... Yo, a veces, en vez de buscar cierta hora me pierdo en un bosque sin tiempo prefijado, y allá puedo quedarme escuchando, meditando... Lo que Él quiera o lo que mejor venga... ¡Y como echo de menos a veces esos caminos forestales! Yo soy el primero que me escribo este artículo a mí mismo, para recordarme de dónde salí y no volver allí.

Un ciber-abrazo fuerte, amiga querida

ABEL ADAN dijo...

Es preciso conocer el momento oportuno para realizar nuestras cosas y nunca estar ocupados para Nuestro Salvador.

Discúlpame y permíteme recordar lo que dice en Eclesiastés:

"Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora:

Tiempo de nacer
y tiempo de morir,
tiempo de plantar
y tiempo de arrancar lo plantado,
tiempo de matar
y tiempo de curar,
tiempo de destruir
y tiempo de edificar,
tiempo de llorar
y tiempo de reir,
tiempo de hacer duelo
y tiempo de bailar,
tiempo de esparcir piedras
y tiempo de juntarlas,
tiempo de abrazar
y tiempo de abstenerse de abrazar,
tiempo de buscar
y tiempo de perder,
tiempo de guardar
y tiempo de tirar,
tiempo de rasgar
y tiempo de coser,
tiempo de callar
y tiempo de hablar,
tiempo de amar
y tiempo de aborrecer,
tiempo de guerra,
y tiempo de paz.".

Yo también me siento identificado con el post. Las tareas diarias agobian; pero la Palabra fortalece !!!!

Dios te continúe bendiciendo.

Isa dijo...

¡Hola Peregrino!, de nuevo soy yo. Es que hace rato andaba "carrereando", ja,ja,ja. Creo que lo importante es saber encontrar al Señor y en la intimidad, empaparse de él a tal grado, que a donde vayas, siempre "escurras" de su presencia, como una esponja llena de agua.Y mira, yo pienso que el mantenerse sin anemia o famélicos, es cuestión personal. No debo esperar a que me nutra el pastor o Anciano, a menos que sea yo un bebé espiritual,ahí sí lo valgo,o de plano, que esté tan enfermo, que necesite que otro me de el alimento. Pero cuando ya tengo un tiempo caminando con él, debo de aprender a alimentarme yo misma, bueno, eso digo yo.
Muy para reflexionar lo que has puesto querido David.
El Señor te continúe bendiciendo.

El Peregrino dijo...

Hola Abel... Esas palabras de Salomón tienen mucho sentido, sobre todo porque él experimentó todo lo que pudo y más, probó todo lo bueno y lo no tan bueno, y al final, entre las cosas que aprendió en la vida, se dio cuenta de cosas como lo que compartes, o que el fin de tono es honrar y respetar a Dios, y todo lo demás no es "productivo" para nuestras vidas... A veces perdemos la perspectiva de dónde estamos y como vivimos, y como dices, es una lucha diaria en la que no podemos permitirnos perder... En mi otro blog, publiqué algo relacionado ligeramente con este tema de "la perspectiva", en una historia corta llamada Los Tres Reyes Obreros

Gracias por pasar, compañero de peregrinaje.

El Peregrino dijo...

Claro que sí, Isa, es tal y como dices. Cada cual tiene la responsabilidad de madurar y no andar con leche hasta los 14 años ¿Te imaginas con el biberón (la mamadera) con esa edad? Je, je...

El problema viene cuando existen personas que "dirigen" congregaciones de manera que hacen a los asistentes dependientes de ellos, cuando la gente se acomoda a la "vida inerte del banco", a ir los domingos a abrir la boca para comer y cerrarla el resto de la semana... Tan culpable es el que enseña mal, como el que no pone interés por aprender o crecer.

Dios nos ayude a no acomodarnos de tal manera, y sobre todo, a que nuestras vidas sean esas esponjas caladas hasta lo más profundo de esa "Presencia" que transmite mucho más que las palabras huecas...

Ah, y gracias por dejar de "carrerear" para aclararnos aún más lo que sé que es un buen consejo. Otro abrazo

diego dijo...

El mucho afan es malo, cierto.

Que mammon no sea mi Dios, cierto.

Que prosperar no es de Dios...(grillos)

Mi corega en Cristo, Dios nos puede bendecir de diferentes maneras.Algo diferente es que quiera hacernos multimillonarios, lo cual es una falacia.O que quiera engrandecernos hasta muy arriba lo cual tambien es un error.

el Señor puede darnos, quiere concluir.

Yuan dijo...

Hay muchos "martas" que afanados en las cosas del Señor, se olvidan del Señor de las cosas; que sirviendo en los ministerios del Señor, se olvidan del Señor de los ministerios.
Gracias, peregrino por el post.
Abrazo!

Brisa Nocturna. dijo...

Hola amigo.

Los datos son ciertos, yo lo vivo todos los dias en este pais, la prisa, el afan, las agendas reventandose, es un caos.

Quiza, el error este en que pongamos nuestra relacion con Dios como algo aparte a nuestra vida cotidiana,a la cual debemos dedicarle un tiempo especial para el cual no hallamos espacio en las 24 horas del dia, y no lo integremos mas profundamente al andar diario, a las cosas simples.

Gracias por el articulo Peregrino, como siempre es bueno leerte.

Un abrazo!.

Gusmar Sosa dijo...

Ey brother!!! Gracias por el abrazo por el facebook!!!
Hoy he vuelto a la ciudad!!! jajajaja, Estaba en la selva.
Gracias por los datos, hace tiempo decidì dejar de estar ocupado!!!! Por eso voy a la selva de vez en cuando, para recordar mi decisiòn! Un abrazo desde Venezuela.

El Peregrino dijo...

Hola Diego, gracias por asomarte a este balcón.

Claro que Dios puede darnos, y hasta que sobreabunde, porque Él lo puede todo... Otra cosa es que por norma general, el cristiano que tiene demasiado, termina dejando de un poco de lado a Dios... y a veces lo olvida del todo (Incluso en la TV "cristiana" se ve a muchos que se han desviado de Cristo en pos de su otro dios: El dólar).

Sea la vida que nos toque vivir, creo que hay que procurar no llevarla con preocupación, que es el paso siguiente a la mucha-ocupación.

Saludos

El Peregrino dijo...

Hola Yuan, gracias a ti por tu visita, y por esas frases que siempre sabes construir con tanto ingenio y sentido común... el menos común de los sentidos :)

Un abrazo, viajero

El Peregrino dijo...

Ay Brisa, amiga, que bueno sería si fuésemos capaces de hacer lo que dices: Que Dios no sea solo un "tiempo devocional", un apartado más en la agenda (que para muchos a veces ni cabe en ella), sino algo impregnado en cada cosa que hacemos, en nuestros pensamientos, en nuestra meditación, en nuestros paseos en "acompañada soledad", en nuestro silencios, en nuestras palabras...

Es bueno que pases por aquí, porque también impregnas este sitio de tus buenos consejos.

Gracia, muchas gracias, amiga.

El Peregrino dijo...

Una selva me vendría bien por aquí, je, je, pero me conformo con algún que otro bosque perdido, que me sirve aunque sea por unas horas.

Me alegro de que estés bien, y des-ocupado. Como comenté antes, la
mucha-ocupación puede ser la antesala a la
pre-ocupación, y esa ya no conviene nada.

Abrazos

Lydia dijo...

Muchas veces el trabajo y las ocupaciones nos hacen despistarnos de Dios y enredarnos, es bueno tener presente a Dios incluso también en el trabajo y en las ocupaciones, Me gusta mucho la claridad de tus mensajes.

un saludo amigo!!!

El Peregrino dijo...

Hola Lydia, creo que la maravilla de las cosas de Dios es que a la vez que son profundas y puedes adentrarte en ellas (tanto que no somos capaces de llegar hasta lo más hondo), son también sencillas y claras, y aparecen con esa claridad ante los que disponen sus ojos para ver...

Porque hay también ciegos guías de ciegos, que no ven porque no quieren hacerlo.

Gracias por haber dispuesto tus ojos para ver... Dios es quien te ilumina.

Saludos

Oscar Javier dijo...

Estoy de acuerdo contigo, es difícil no dejarse llevar por esa tendencia al activismo, digo difícil porque se trata de algo silencioso, que seguramente motivado por una muy buena causa termina apartándote de lo fundamental… me gusta la crítica que haces a os pastores, lo mismo aplicaría yo a muchos sacerdotes, siendo sus homilías el único alimento que muchos reciben en la semana a nivel espiritual, a veces ni siquiera preparan e imaginémonos si esas son sus palabras, tan pobres, cómo será su vida espiritual… lastimosamente comparto contigo la imagen de los pájaros abriendo el pico para ser alimentados y aquellos que torpemente procuran alimentar en lugar de enseñar a pescar… de eso si que nos falta, que los cristianos seamos capaces de procurar nuestro propio alimento sólido, de responsabilizarnos de nuestra propia relación con Dios.

Jaja, y me encanta eso que dices de la prosperidad, por estos lares también se han popularizado muchas devociones entorno al tema, que triste que los lideres se esfuercen más en difundir estas devociones, que sólo alimentan y usufructúan la religiosidad popular, pero poco se preocupen de llevar a las personas a un encuentro real con Cristo…

Y bueno, todo esto también me sirve de jalón de orejas para mi, creo que estoy raquítico en medio de mis espinos y necesito procurar buena tierra para mi relación con el Señor… me encomiendo a tu oración… un abrazo desde Colombia.

El Peregrino dijo...

Hola Oscar, perdona la tardanza en responder, pero ando "muy ocupado", ja, ja, ja...

Bueno, bromas aparte, si puedo hablar de esto es porque durante mucho tiempo he estado viviendo entre esos espinos, viendo pasar los días sin más sentido que pasarlos uno tras otro, haciendo muchas cosas, y viendo poco "fruto". Y no es fácil salir de esa rutina, como dices, y el Espíritu Santo se convierte en un ayudador cercano y bueno para cambiar nuestro "chip", ya sabes, "renovar nuestro entendimiento" como dijera el apóstol.

Y sí, a veces hablo de pastores por el trasfondo que viví, pero sin duda se puede aplicar a cualquier supuesto líder espiritual que haya conseguido el "logro" de que sus fieles o seguidores "dependan" de él en vez de depender del Dios que ellos predican.

Saludos

Oscar Javier dijo...

Por eso es importante cuestionar, al estilo de los profetas, denunciar, confrontar... me alegra que lo hagas... saludos

El Peregrino dijo...

Bueno Oscar, no solo lo intento hacer, sino que espero que lo hagan conmigo si alguna vez necesito un "tirón de orejas" que me ayude a retornar al camino, si acaso alguien se diera cuenta que me alejo de lo recto y honesto... Somos un cuerpo y nos necesitamos unos a otros.

Gracias por estar ahí. Saludos

¿Qué es un MITO?


Un Mito es una cosa que no tiene una realidad concreta, que puede llegar a ser una fábula, una fantasía. Cuando un mito se confunde con algo real, la verdad se distorsiona. Algo así ha sucedido con el cristianismo actual, del que muchos escapan por el mítico concepto que tienen de él. Aún estamos a tiempo de hablar las verdades, a la luz de las Escrituras, la Palabra fiel y verdadera de Dios.