domingo

Estadísticas Cristianas


Continuando en la linea del post anterior, me gustaría añadir unos datos que una sociedad de los Estados Unidos dedicada a realizar encuestas sobre temas de interés general, publicó. Se trata de la siguiente estadística sobre la religión cristiana organizada:

- El 5% de los miembros de las listas de las congregaciones, no existen.
- Al 10% de ellos no se les puede encontrar en ninguna parte.
- El 20% no ora nunca.
- El 25% nunca lee la Biblia.
- El 30% no asiste nunca a la congregación.
- El 40% no envía ni entrega ofrendas de ninguna clase.
- El 50% nunca recibe estudios bíblicos, ni ningún tipo de enseñanza que les pueda hacer crecer o madurar.
- El 60% no asiste nunca a las reuniones dominicales si estas se realizan por la tarde o por la noche.
- El 70% no da ayuda económicamente a ninguna institución (ni a la propia) relacionada con las misiones.
- El 75% nunca se dedica a actividad alguna de la Iglesia.
- El 90% no celebra ningún tipo de culto o reunión con su propia familia.
- El 95% nunca ha sido capaz de acercar a alguien a Cristo.

(Datos de "Crusade Contact", La cruzada para Cristo.
Anécdota 1308 , "Enciclopedias de Anécdotas e Ilustraciones"
Editorial Clíe / Vol. II. Andrés Elgueta Vidal)

Si extrapolamos estos datos a los del anterior artículo donde reducíamos proporcionalmente la población a un mundo de 100 personas, podríamos añadir que, si de esas 100 personas 33 son cristianas, de esos 33:

- 26 oran alguna vez, 7 no lo hacen NUNCA.
- 25 leen la Biblia en mayor o menor medida, 8 de ellos ni la abren.
- 23 no asisten a ninguna congregación, por lo que 10 viven sin reunirse (unos por no querer, y otros por no poder).
- 20 colaboran económicamente con sus comunidades, 13 no aportan ni un céntimo para nada.
- Unas 16 ó 17 personas han recibido enseñanzas para afirmar su fe cristiana de algún modo. La misma cantidad, no las ha recibido en ningún caso, o se limitan a escuchar sermones dominicales que no los edifican, sino sólo los entretienen. Reciben mensajes pero no enseñanzas que los hagan crecer.
- Solo 13 asisten a reuniones que se hagan por la tarde/noche. 20 tienen mejores cosas que hacer que ir allí a esas horas.
- 10 apoyan algún proyecto misionero, de su propio grupo o de otro diferente. Pero 23 no lo hacen, ni pretenden hacerlo porque no es algo que les beneficie directamente. Prefieren invertir en algo que les ofrezca comodidad a ellos mismos: Un bonito templo, una hermosa decoración, algún proyecto social como salas de billar, mesas de ping-pong, proyección de películas, sillones cómodos y algún profesional pagado que haga de psicólogo...
- De los 33 cristianos de esa simbólica ciudad, 25 ni se plantean realizar algún trabajo útil para su comunidad, y se limitan a calentar el banco domingo tras domingo; algunos ni irán, claro. Solo 8 toman un cierto nivel de compromiso o la intención de SER DISCÍPULOS de Cristo.
- Hay 3 cristianos que hacen alguna reunión en sus casas para tener esa comunión familiar que luego pueda extenderse a los demás. Eso quiere decir que para 30 de ellos, sus familias no "merecen" que se les dedique un tiempo común con Jesús.
- Lo más sorprendente, es que en todo un pueblo de 100 personas, entre esos 33 cristianos, solo 2 de ellos han sido capaces en algún momento de ayudar a otros a que se acerquen a Jesús, que tomen un compromiso de ser discípulos de Cristo. De los otros 31, algunos predicarán o quizás colaborarán en algún programa de evangelización, pero la mayoría no; de modo que esos 31 "cristianos" jamás ayudarán de veras a nadie a seguir a Cristo. Según lo que entre ellos mismos enseñan, el que no da fruto lo lleva mal, y si "dar fruto" es "ganar almas" (según su propia terminología) eso quiere decir que del pueblo de 100 personas, solo se salvarán 2... Porque, según dicen, los otros 31 cristianos no "dan fruto" o los demás son "mundanos" (recuerda, según la terminología extendida, no en realidad)... Esto es algo subjetivo, según lo que se "enseña" en la mayoría de las congregaciones cristianas, pero debe hacernos pensar ¿Verdad?. O hay grandes errores en lo que se enseña, o sólo dos personas de cada cien darán "fruto de almas convertidas"

______________________________________


Con esto, solo quiero abrir los ojos a una realidad, que nos venden que ganar almas es el fruto, que tener congregaciones grandes y exitosas es la panacea, pero que si esto fuera cierto, esas creyentes de esas mismas congregaciones caerían en una apatía y comodidad tal, que ellos mismos quedarían sin fruto, según lo que se enseña en esos sitios: ¡Qué ironía! Se enseña una cosa, pero se vive otra contraria.

Lo curioso de todo esto es que, contra viento y marea, cualquier persona que asista a algún tipo de congregación que cumpla con este perfil promedio, insistirá en que congregarse es un mandato divino, y que por el simple hecho de cumplir con un ritual, él (o ella) se siente muy útil y desarrollado en semejante lugar, y se considerará un "buen cristiano", en pleno crecimiento o madurez (aunque su vida espiritual está más dormida que un oso en invierno).

¿Cómo se entiende eso? ¿Hay demasiados "cristianos mentirosos"? ¿Es acaso raquitismo espiritual porque a cualquier cosa se le llama madurez? ¿O se trata solo de decir sí porque sí, que todo va bien, por mantener una apariencia piadosa? A eso último se le llama hipocresía.

El cristiano que lo es por el solo acto de pertenecer a las listas de membresía de una institución denominada cristiana, sea de la índole que sea, parece saber que Dios no puede ser burlado, pero parece ignorar algo que por obvio que sea, no está capacitado para discernir por algún "extraño" motivo: Que es capaz de engañarse a si mismo ¡Incluso sin darse cuenta! Porque si admite su equivocación, el mundo de cristal que se ha fabricado se le hace añicos, se le destroza y ya no sabe vivir.

Incluso así, si alguien de dicha "especie" lee esto, usará su defensa refleja casi sin darse cuenta: Mirará para otro lado fingiendo no haber visto ni leído nada... Y seguirá jugando a las "iglesitas", aunque sea por engañar a su propia conciencia.

Dios nos ayude a ser sabios y entendidos en medio de los tiempos que nos ha tocado vivir.


47 comentarios:

Patricia dijo...

"...decir ..., que todo va bien, por mantener una apariencia piadosa..."

Eso se llama negación. Leyendo la estadística me pregunto en cuántos de esos puntos estoy actuando así, haciendo como que todo está bien cuando en realidad no es asi... Creo que íntimamente cada uno sabe cuáles son los puntos en los que no se están haciendo las cosas bien, pero extrañamente parece más fácil hacer como que no pasa nada que encararlo y buscar un cambio genuino..., aunque eso nos convierta en los "raros" delante de los demás.

Larry Crabb escribió algunas cosas interesantes al respecto:

"La espiritualidad erigida sobre la simulación, de ninguna manera puede llamársela así".

.................
"Pero no todos somos buenos para este tipo de juego. Aquellos cuya integridad hace que tal fingimiento sea difícil, a veces se preocupan por su aparente falta de fe. "¿Por qué no me siento feliz y unánime como otros? Algo debe andar mal en mi vida espiritual". Para empeorar las cosas, estas personas íntegras parecen menos maduras y sus vidas menos atractivas que la gente más diestra en la negación. Y las iglesias tienden a premiar a aquellos miembros que más convincentemente producen ilusión de integridad, monstrándolos como ejemplos de lo que cada cristiano debe ser."

.............

"Quizás mucho de lo que pasa por madurez espiritual, se sostenga por una negación rígida de todo lo que está ocurriendo debajo de la superficie de nuestras vidas".

......................

"Deseamos ser mejor de lo que somos, pero no es así. Y darnos cuenta de eso nos causa vergüenza, un deseo de escondernos, de evitar el verdadero contacto, de presentar a otros sólo aquella parte de nosotros que creemos será bien recibida. Queremos ocultar el resto, no porque deseamos evitar el ofender a otros con nuestro lado feo, sino porque nos atemoriza su rechazo."

.............

"El cambio bíblico nunca nos pide aparentar que las cosas son mejores de lo que son. Cristo quiere que enfrentemos la realidad tal como es, incluyendo todos los temores, dolores, resentimientos, y toda la protección que elaboramos para mantenernos fuera de la vista, y que emerjamos como personas cambiadas. No simuladores. No perfectos. Sino más capacitados para amar en profundidad porque hemos conocido más de Su amor".

Perdón por lo extenso del comentario, y gracias por tu entrada.Tus aportes siempre ayudan a la reflexión. Un abrazo.

J_P_Cardenas dijo...

Guau, qué estadísticas Peregrino.

Es como para sentirse triste. ¿Qué se puede hacer al respecto? ¿O será inevitable?

Saludos. Dios te bendiga mucho.

Luis Enrique Alvarado dijo...

Que buena estadistica amigo, y muy cierta, creo que como cristianos nos fata mas compromiso pero tambien seria muy bueno buscar haber si hay una estadistica sobre el liderazgo, jejeje hay veces que hablamos por fe ( 100 miembros y solo son 20) solo que no lo decimos, creo parte del fracazo de la iglesia moderna se debe a los que estamos en el liderazgo, me incluyo ahi.

Dios te bendice amigo
Saludos
Atte.
Luis E. Alvarado

ABEL ADAN dijo...

Ey David..me trae a la memoria un pasaje en 1 de Juan 2:3-6

En esto sabemos que nosotros lo conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: «Yo lo conozco», pero no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso y la verdad no está en él. Pero el que guarda su palabra, en ese verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

Un abrazo..Cristo te ama.

Jon dijo...

Muy interesante el tema de este Blog. Como el autor dice, yo, siendo uno de los que asiste a una congregacion todos los domingos (Mormon), siento congregarse es una parte importante de ser Cristiano. Ser Cristiano significa seguir a Cristo. Los que son familiares con el Nuevo Testamento reconocen sin duda que Cristo establecio una iglesia, y grupos de sus seguidores se congregaron a oirlo. De no ser asi, como podemos oir la palabra de Dios? Sugiero que sentarse uno en su propia casa intentando entender las escrituras "a su manera" no es la manera adecuada de aprender la palabra de Dios. Quizas la persona que hace esto aprendera algo, y tal vez llegara a tener un poco de conocimiento del evangelio, tambien reconozco que cosas como estudio personal y oracion personal son partes importantes de la fe. Sin embargo, Cristo llamo apostoles, organizo una iglesia, y insituyo cosas como la santa cena (participacion de vino y pan para recordar su cuerpo y sangre). Para que Cristo va a llamar lideres si los lideres no van a tener un grupo para guiar? Para que organizar una institucion si ese grupo no debe unirse nunca? Declaro firmamente que Dios si ha organizado una iglesia, y que parte de ser dicipulo de Cristo es asistir a esa iglesia. En cuanto a las esdadisticas, yo veo que aun que la mayoria de los cristianos que participaron en las encuastas no estan haciendo todo al cien por ciento, quizas esas personas estan haciendo tanto como pueden. Todos estamos en un punto diferente en el camino hacia Dios.

Soy conciente de que hay muchas personas que sienten que la iglesia verdadera no existe, y tal vez van hasta el extremo de Karl Marx a sentir que grupos organizados de religiones (congregaciones) son el "opio" de las masas. Sin embargo siento que sencillamente las personas que sienten asi no han entendido las escrituras y no han podido hallar la iglesia que Cristo organizo en esta tierra.

jon

macelot dijo...

Peregrino, me pregunto:
¿Cuantos de esos 33 cistianos son blogueros cristianos ,rebeldes, exiliados, subversivos,como nosotros?

¿o seremos el miembro 101 de la comunidad?

como siempre no se de donde sacas tan buenos datos, cada vez que peregrino por estos lugares salgo cargadito de informaciòn .

muchos abrazos amigo.

Gusmar Sosa dijo...

Rituales!!!!Qué forma tan rapida para hacerse buenos cristianos!!!
Un abrazo.

El Peregrino dijo...

Hola Patricia, gracias por tu comentario, que es un gran aporte a este post.

Larry dice cosas muy interesantes, y me identifico mucho con sus palabras porque, a veces el no mirar para otro lado hace que te sientas vigilado y acusado por “tus propios hermanos”, te conviertes en el bicho raro que hace demasiadas preguntas, que “cuestiona la autoridad y sus decisiones”, y encima eres rebelde o inmaduro porque no eres capaz de dar ese “nivel de negación” que tan anti-bíblico me parece. Y todo eso sucede porque parece pecado aceptar nuestra debilidad, nuestras imperfecciones: Hagamos lo que hagamos somos pecadores, y cometemos errores. El intentar negarlo, nos frustra y nos lleva a ese aparentar en vano.

Recuerdo un libro que leí hace años donde Luís Palau se sentía confrontado por esto mismo, y lo expresaba diciendo que era un “hipócrita sincero”, es decir, que vivía como un hipócrita pero porque le habían enseñado a aparentar y no a “ser”, por lo que lo hacía creyendo sinceramente que era la forma de proceder. A los años aprendió que estaba equivocado.

Gracias de nuevo por tu aporte, me parece muy oportuno y esclarecedor, y el tamaño no es problema en este sitio.

Perdona por no haber podido responder antes. Un abrazo

El Peregrino dijo...

Hola Juan P.
No sé si será evitable, parece difícil, pero sí que puede atenuarse su efecto.
Pienso que ayudaría el que no se hiciera tanto hincapié desde los púlpitos en las “normativas”. A veces, se asemeja el cristianismo en general (como otras tantas religiones) con una serie de normas a cumplir: Los diez mandamientos, los mandatos paulinos, las normas de la denominación… Y al final se olvida la esencia de que Cristo cumplió la ley para que viviésemos según la gracia, que sabemos que no es el libertinaje que algunos pretenden, pero es una vida donde lo que hacemos lo hacemos de corazón, por convicción, por gratitud a Dios por tanto como nos ha dado… Y ahí no podemos engañar a nadie.

Quizás debamos derribar ese adoctrinamiento pernicioso que nos encierra a un patrón de conducta que nos induce a parecer santos con “una aureola sobre la cabeza”. Mejor debiéramos optar por ser simplemente santos, con errores, con defectos, y con la gracia de Cristo suficiente para aceptar nuestra condición, y también aceptarnos los unos a los otros, mientras que estamos en ese proceso de cambio para parecernos cada día más a Él… Será un tópico, pero el cristianismo no consiste en hacer, sino en SER, y eso no es aparentar ni vivir con hipocresía como norma de vida.

Saludos…

El Peregrino dijo...

Hola Luis Enrique, como le decía a “JP”, mucha culpa la tenemos si enseñamos a otros a cumplir con un patrón de perfección que se escapa de nuestras posibilidades, porque se enseña a ser de una manera, pero se olvida que no podemos hacer ciertas cosas por imitación, sino solamente como fruto de una vida en comunión con el Espíritu. Y creo que en eso fallamos todos: Los que NO enseñan esa vida que nace del Espíritu Santo en nosotros, y los que solo quieren que otros les digan qué cosas tienen que hacer, y se lavan las manos y no se preocupan por sí mismos en conocer qué cosas reales “espera” Dios de nosotros: Unos encubren cosas importantes, y los otros se escudan en su “ignorancia” para no verse en la disyuntiva de tomar decisiones que transformen sus cómodas realidades virtuales.

Un abrazo, amigo.

El Peregrino dijo...

Hola Abel. A eso que tú citas yo le llamo congruencia: Que nuestras palabras hablen el mismo lenguaje que nuestros actos, y que nuestros actos no sean una reacción farisaica para aparentar rectitud, sino un fruto del amor de Dios habitando y generando esa conducta en nuestras vidas.

Saludos

El Peregrino dijo...

Hola Jon. Ante todo, gracias por dejar tu comentario.

Por un lado, decir que aunque publico estas estadísticas, entiendo que quizás no están recogidas todas las cosas verdaderamente significativas de la iglesia, pero sirven para partir desde un punto.

Hay pequeños matices que marcan cosas a tener muy en cuenta. Ahondando un poco en lo meramente aparente, el hecho de congregarse por ejemplo, según se suele leer en la carta a los Hebreos 10, no era un simple mandato, tenía una razón de ser, el que unos nos estimuláramos a otros al amor y las buenas obras. Lo importante no era tanto HACERLO, sino PARA QUÉ hacerlo.

Cuando leo el nuevo testamento, entiendo que Jesús no instituyó una religión, ni tampoco una organización limitada a un lugar concreto, ni a un templo, sino un cuerpo vivo que se reunía con naturalidad en las plazas, en los atrios (el patio del único templo que existía en la antigüedad, y que ya no existe; también en las casas, donde partían el pan con sencillez…) Y se vivía con una naturalidad que hoy día falta en medio de tanta liturgia preestablecida en nuestras reuniones.

Y la palabra líder, es un término muy extendido pero que no resulta de la traducción de ninguna palabra del nuevo testamento, sino una adaptación del ingleś "leader" que puede que no concuerde del todo con los originales. Apenas algunas versiones traducen como “líder” las palabras del griego que indican "siervo", "trabajador", o en todo caso "guía" (siempre como servidores, no como mandatario).

Por eso, incluso Marx tenía parte de razón, porque la religión vacía y hueca, la que llena de normas pero está vacía de vida real con Cristo y con Su Cuerpo, la Iglesia, es una droga, algo que adormece a las masas que sacian su sed de “espiritualidad” con cosas que se alejan de la Verdad. Yo creo en la Iglesia, y que el sacrificio de Jesús es el que me ofrece perdón de pecados, pero no en ninguna religión (se llame católica, evangélica, mormona, protestante o como quiera que sea) si sus bases son normas morales solamente pero tienden a cambiar mi forma externa de actuar, pero no mi mismo ser interior, y esto en Cristo.

Puede ser solo mi opinión, pero creo que cualquier creyente cristiano sincero, puede tener al Espíritu Santo revelando cada parte de las escrituras allá donde esté, aunque la mutua edificación mejorará sin duda el aprendizaje…

En este mismo blog, hay otros artículos que tocan de pasada algunos de estos temas, como por ejemplo: Creo en la Iglesia o Comida Basura

Gracias por dejar tu opinión. Por mi parte no intento imponer ningún criterio, sino dialogar abiertamente sobre cosas que he aprendido...

Saludos

El Peregrino dijo...

Je, je, Macelot, ese dato sería muy interesante conocerlo. Dios quiera que aunque seamos solo uno de los 33, podamos ayudar a que los demás puedan crecer en el Camino único que nos lleva a Dios: Jesucristo.

Tengo la esperanza de que ese "uno" sea un número que crezca mucho, aunque no sean todos blogueros, ja, ja...

El Peregrino dijo...

Ay brother, así de irónico es el "cristianismo" light. Te recetan algunos rituales, y te conviertes en "perfecto"... Pero algunos pensarán que es una lástima que esas apariencias no otorguen seguro de "eternidad"...

Es curioso lo bien que se puede imitar los "ritos cristianos" que qué difícil se nos hace ser cristianos íntegros. Uf, todo un reto.

Abrazos, Gusmar

mividasinmi dijo...

oli..
komo estas???
espero ke bien ..
llevo algunos dias leyendo tu blog... y de verdad ke me edificaron mucho tus palabras... son muy sinceras y ... llenas de uncion ... y amor..
muchas gracias por bendecirme ..
k estes bien ..
bye
blesssssss
kuidate


=)

David Franco :: ¡Ya Levántate! dijo...

Que tal tocayo:

Dice Bill Bright, de "Cruzada Profesional y Estudiantil para Cristo", que solo el 2% de los cristianos comparten su fe.

Compartir tu fe nada tiene que ver con "ganar almas". Cuando compartes tu fe, siembras, tu no ganas almas, es el Espíritu Santo quien hace la obra, pero como comentas, parece que "ganar almas" es el fruto visible que todo cristiano debe mostrar. Es falso. Compartir el mensaje del Evangelio es lo que cuenta en este asunto.

Por otra parte, como dices, tal pareciera que para ser "buen cristiano" hay que congregarse. Es al revés. Si tienes una buena relación con el Señor, te congregas. La iglesia se reune para adorar a Dios y para edificación (entra aquí el compañerismo también), no para atraer adeptos, lucir modas y "cumplir" requisitos. Sí, ya sé que está el tema de que "¿Para qué me reuno con tanto hipócrita...?", pero ese es asunto aparte. Cambiémonos de congregación; hipócritas siempre habrá en todas partes, excepto en el cielo.

Y con respecto de las estadísticas, muy buenas por cierto, me parece que debemos comenzar a sospechar que si tan solo el 2% comparte su fe y si todas las demás estadísticas que nos has mostrado, son precisas, las iglesias están llenas de personas engañadas que creen ser cristianos pero "han creído en vano", como dice Pablo. Hay que hablarles del Evangelio y orar para que vengan al conocimiento real de nuestro Señor Jesucristo. No las estoy juzgando, me estoy preocupando pues cuando no andamos en el camino angosto, tal vez ni siquiera hemos entrado por la puerta angosta...

Triste tema este de las estadísticas "cristianas" que más bien, son estadísticas de la membresía de las iglesias.

Un abrazo tocayo. Que Dios te siga bendiciendo.

El Peregrino dijo...

Hola Valeska. Gracias por tus palabras de ánimo. Ese es el propósito de este sitio: Ser útil...

No saco tiempo para publicar todo lo que me gustaría, pero poco a poco. Al menos, como dices, intento escribir lo que creo que debo, tal como lo veo y entiendo.

Un abrazo, viajera, que llegue hasta tu Chile desde el sur de España.

El Peregrino dijo...

Hola tocayo, tienes mucha razón en lo que dices... Si has leído "entre líneas" no digo que estas estadísticas estén expresadas como "verdad absoluta", porque hay matices a tener en cuenta como los que tú indicas (muy buenos, por cierto).

Pero sobre todo, más que fijarme en esas formas de entender el cristianismo, quería que reflexionásemos sobre nuestras propias vidas, si al menos intentamos ser coherentes con lo que decimos creer...

Lo que viene de Dios, lo del Espíritu, brota de dentro de nuestras vidas hacia afuera, y por eso entiendo que nuestras vidas "nuevas" pueden ayudar a otros a conocer a Jesús, y no solo nuestras "palabras"...

Un abrazo, David

David Franco :: ¡Ya Levántate! dijo...

Otra vez yo tocayo:

Sí David, la invitación a la reflexión ha sido más que buena y clara, yo diría que hasta incómoda para muchos.

Me explico. Hace dos sábados, Dios me dio la oportunidad de presentar un taller de evangelismo en mi iglesia. Cuando llegué a la parte de "Por qué no testificamos", una hermana inmediatamente levantó la mano y dijo: "No queremos testificar porque la forma en que vivimos, no respalda lo que predicamos".

En verdad, como dices, nuestras vidas "nuevas" deberían contribuir a llevar a otros al conocimiento de Cristo, pero en muchos casos, somos "mucho ruido y pocas nueces".

Gracias por la llamada a vivir lo que predicamos.

Un abrazo.

Orlando Inagas dijo...

Aunque como bien lo reflejas, gran parte de este asunto tiene mucha subjetividad, me parece que las estadísticas son muy ilustrativas, pues parte de eso lo vivimos y lo podemos palpar a diario.

En verdad muchísimas iglesias se encuentran desbordantes de personas, pero no así de gente comprometida con su fe. Sin duda algo digno de reflexionar y discutir.
Abrazo

juanmanuel dijo...

Hola pelegrino, te has leido El pelegrino de Juan Bunyan, es muy bueno, saludos, es interesante y muy intelectual tus escritos, los seguire, te has leido el Buscador de Jorge Bucay en cuentos para pensar, cada cosa tiene su momento en la vida, hablas con sinceridad que es lo que mas hace falta hoy, me alegro de seguir tu blog. Hasta siempre que lo permitas.

El Peregrino dijo...

Hola David, veo que esa hermana lo tenía claro, y es algo que nos suele ocurrir a todos en mayor o menor medida...

Este mundo actual, nos mantiene tan entretenidos que consigue adormecer la "espiritualidad", y así, sin comunión fresca con el Espíritu Santo, es difícil vivir esa vida nueva. Es todo un reto.

Gracias de nuevo por participar en esta conversación. Y que Dios nos ayude a ser dignos hijos suyos. Un abrazo

El Peregrino dijo...

Hola Orlando, me alegra "verte" por aquí.
Como dicen por ahí: "Ni son todos los que están, ni están todos los que son"

Para muchos, el cristianismo se ha convertido en un mero ritual, reuniones que se hacen por pura costumbre pero pierden poco a poco su esencia más vital: Edificarnos realmente los unos a los otros, estimularnos en el amor, aprender a imitar a Cristo, cooperar de veras entre todos nosotros (en lugar de causar divisiones por opiniones)...

Yo mismo lo escribo y me fuerzo a reflexionar, para evitar caer en errores que por años viví.

Gracias por unirte a esta reflexión.
Un abrazo

El Peregrino dijo...

Juan Manuel, siempre serás bienvenido por aquí, hasta el día en que no encuentres algo que te ayude un poco a ser un cristiano más genuino.

Si alguna vez sucede eso, avísame, porque seré yo el que necesite que me hagan reflexionar... Nos necesitamos unos a otros, siempre.

Gracias por dejar tu voz aquí. Hazlo siempre que quieras. Saludos

El Peregrino dijo...

Por cierto Juan Manuel, olvidé responder a tu pregunta. El Progreso del Peregrino de Bunyan, fue una de mis primeras lecturas de cristiano, y me gustó por su sencillez y la forma en que plasmaba el caminar del buscador de Dios. El otro no lo conozco, a ver si lo encuentro por algún sitio...
Saludos de nuevo

Brisa Nocturna. dijo...

Hola mi amigo andante :)!

Me gustó mucho la parte final, sobre todo lo de jugar a las iglesitas. Es muy dificil aprender a ser cristiano por Cristo y no por la iglesia, pero vale la pena arriegarse.
Como siempre, es muy bueno leer tus reflexiones.
Un abrazo desde la hoy nevadita Charlotte :D!

Isa dijo...

¡Wow!, está larga la cola para ver las estadísticas, pero qué tremendas están, tal como los americanos acostumbran hacer. Muy buen post y que me hace pensar.Gracias hermanito por ponerlas.
Me dió risa lo que puso Macelot, que si los bloggeros seremos el 101?, je,je. Me conformo con estar dentro de los que siguen a Cristo ¡de cerca!
Un fuerte abrazo para ti.

hargos dijo...

Me han otorgado un premio y como tengo que compartirlo pues te he elegido un saludo fuerte, pasate por el blog para recogerlo

El Peregrino dijo...

Hola Betty, sí que es difícil hacer lo que dices, pero opino como tú, merece la pena arriesgarse, aunque eso lo tomen muchos como una abierta confrontanción contra "el sistema"... Creo que Jesús es una persona maravillosa, no un sistema.

Uf, hace años que no veo la nieve, "que envidia", je, je... Abrígate.

Un fuerte abrazo ¡Y abrígate!

El Peregrino dijo...

Sí Isa, yo también me conformo con ser de los fieles; al menos, eso intento, y con mucho cuidado, porque el que cree estar firme, mire que no caiga, ya sabes.

Gracias por traer un poco de tu manantial a este mundo de números, je, je.

Un abrazo, querida amiga.

El Peregrino dijo...

Hola "Hargos". Te agradezco mucho que pensaras en mí para este premio pero ¿Sabes? Para mí el premio sois vosotros, los que pasáis por aquí de vez en cuando, los que comentáis, los que compartís un trocito de vuestras vidas, letras y pensamientos en este blog. Ese premio es más que suficiente para mi... Y tengo esperanza de recibir un premio aún más grande, el de uno que ha de venir algún día...

Pero GRACIAS igualmente, paisano, y saludos desde el sur de España.

er pepe dijo...

Cuando me paro frente a las estadísticas tan frías, se queda uno como depre, pero menos mal que como decís Dios no es dios de estadísticas, hubo un hombre que se dejó llevar por las estadísticas y aún creyó que tan solo el era el que había quedado adorando a Dios, pero Dios le contestó que en contra de lo que el había pensado y creído, había 7.000 que no habían doblado su rodilla ante Baal.

Me consuela saber que aunque las estadísticas hablen así, Dios tiene "leales" que nosotros ni sabemos que existen, pero que delante de El sí que existen.

Un abrazo

El Peregrino dijo...

Hola Pepe. Las estadísticas son frías, porque convierten a las personas en simples números, claro que sí...

Por eso, aunque las use en contadas ocasiones, me gusta ver más allá de ellas, imaginar que esos "Elías" se levantan a una para demostrar que las estadísticas también se pueden equivocar. Me conformo con que estas nos hagan reflexionar, y buscar a Dios, el único, como bien dices, que de seguro no se equivoca y conoce todas las cosas. Dios nos ayude a no querer escondernos en la "cueva".

Saludos

Apologética dijo...

Este blog destaca, tiene puntazos muy buenos...saludos y bendiciones al ser divino que hay en su autor.

Oscar Javier dijo...

Al igual que tu creo que la clave es el hacerse discípulos con todo lo que ello implica; creo que a eso no se le está apostando lo suficiente; de hecho es algo que se ha desdibujado en el horizonte… si no pensamos las cosas en clave discipular estaremos con una cantidad de fieles que se dedican al simple cumplimiento y con ello se contentan; conformar una comunidad de discípulos fue la estrategia de Jesús en su evangelización, discípulos con todo lo que ello implica, el conocer al maestro, situarse a su escucha, el cumplir con las radicales exigencias del seguimiento, el hecho de ser enviado, etc.… Pues que Dios nos de la fuerza para trabajar por la construcción de su verdadero Reino… oye ¿tu eres pastor o algo así? Jaja, tenia que preguntar… bendiciones

El Peregrino dijo...

Gracias "Apologética" por tu ánimo.
Justo "ese ser divino" que habita en mí, el Espíritu Santo, es el único responsable de todo lo bueno que pudiera salir de este blog... (De lo malo ya me encargo yo mismo, je, je)

Si alguna vez no lo encontraras a Él entre las letras de este sitio, avísame, porque será el momento de hacerme una revisión a fondo.

Saludos

El Peregrino dijo...

Hacer discípulos es la gran comisión. En muchas ocasiones he oído predicar que la gran comisión es "evangelizar", pero leyendo Mateo 28:19-20 vemos que Jesús dijo:

Por tanto, id, y HACED DISCÍPULOS a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado...

Mirando con cuidado, vemos que Jesús no quería ganar adeptos, ni predicar por predicar, sino que hiciéramos lo que Él hizo: Discípulos, seguidores tan impregnados del maestro que fueran capaces a dar literalmente su propia vida por Él... Lo de predicar para que se unan a una liturgia determinada, es demasiado "light" ¿No crees?

Y bueno ¿Soy pastor? Je, je... Creo que ese no es un cargo como muchos tienen entendido, sino una función, un trabajo, y si a alguien soy capaz de ayudar a encontrar el Camino (Cristo) pues entonces lo soy, pero yo no me considero "pastor" al modo en que hoy se usa ese nombre.

Si quieres, puedo decirte que a lo largo de mi vida, he cuidado de personas en grupos pastorales, he predicado en hogares que se abrían para evangelizar, fui tesorero por años de una denominación "bien reconocida", tuve programa de radio (cristiana) junto a mi mujer, limpié templos, ayudé a construir algún otro también, crucé esporadicamente las fronteras formando parte de un grupo para ayudar a abrir alguna congregación en el norte de África, formé parte del grupo de alabanza de mi congregación, y Dios me permitió componer una treintena de canciones (nunca hice CD's), y me propusieron sacarme las "credenciales" de ministro... Pero a eso último dije que no. Prefiero hacer lo que hago "sin títulos", porque si de algo sirvo, de Dios es la gloria, y si me equivoco no quiero "títulos" que me "respalden", sino palabras amigas que me retornen al Camino... No sé si respondí a tu pregunta o te lié más, ja, ja, pero así soy yo.

Puedo haber hecho muchas cosas, pero son parte del pasado... pero mi presente, lo que hoy soy, es lo que dice de veras si Dios me aprueba como obrero o no, y es que Él no se deja intimidar por nuestras credenciales ¿No crees?

Un abrazo, y gracias por conversar

Oscar Javier dijo...

Jaja, ha quedado satisfecha mi curiosidad, jaja, amplia respuesta... y pues ... Gloria a Dios que te ha concedido estar a su servicio, y mi oración por ti y tu familia, para que sigas así, sin credenciales trabajando por el Reino... un abrazo

El Peregrino dijo...

Hola Oscar, ya que empecé a contarte la historia, no quise dejarte a medias, aunque se podrían añadir más cosas. Pero como habrás entendido, esas cosas dejaron de tener valor para mi cuando aprendí que ser obrero de Dios no tiene nada que ver con tener ciertos "títulos".

Recordar un tópico: No importa lo que hacemos, sino lo que somos

Un abrazo, y gracias por pasar de nuevo, es un gusto charlar contigo...

Lumbrera [Dolly] dijo...

Gracias por compartir estas estadísticas tan interesantes.

Recibe un saludo fraterno!

El Peregrino dijo...

Hola Dolly, gracias por pasar por aquí.
Un saludo bloguero y peregrino...

Bananii dijo...

Wow!
Está fuerte leer todas estas estadísticas.
Y más que nada es triste...
Al leer esto me dan ganas de no ser parte de esas estadísticas así que muchas gracias por este post, me hizo reflexionar.

Marco dijo...

Mira felicitaciones por esto, de verdad estas muy pero muy cercano a la realidad, me alegra que alguien hable con la verdad y en el Señor, me impresiono este blog ya que estoy en busca de mi conversion y de madurar la fe, con esto dia a dia me doy cuenta que ser cristiano no es dificil... Es IMPOSIBLE sin la ayuda de Dios, animo a todos y obviamente a todos nos asusta la verdad sobre todo cuando nos creemos buenos y se nos olvida que el unico bueno es DIOS.

La Paz del Señor este con ustedes.

El Peregrino dijo...

Hola Bananii, me alegro de conocerte. Perdona la tardanza en responderte, pero estuve desconectado de la red estos meses. Espero que sepas comprenderme y perdonarme.

Me alegro que este rincón te fuera útil, y mi oración es que lo siga siendo, y que Dios te fortalezca en tu caminar. Saludos

Luis Jimenez dijo...

Esas son estadisticas pero no todas las iglesias hacen eso Mira la iglesia que yo asisto tiene capacidad para 3300 personas y se realizan 4 reuniones los domingos y en todas las 4 reuniones se llenan hay mas de 1000 lideres en cada una y mas de 20 nuevos por cada servicio y los viernes como 40 y somos destacados por grandes oradores y leedores de la biblia

Santago Mercado dijo...

Hola, leer ésto es una oración contestada de parte de Dios a mi vida ya que coincido en todo lo que dices, mañana voy a hablar en mi Congregación acerca de éste tema y quisiera tomar algúnos puntos de lo que mencionas aquí, el dia de mañana para mí es crucial, pues si Dios lo permíte habalaré directo y sin titubeos y sé que eso no les va a gustar, pero veo que en mi congregación se está cayendo en un "vacile" con la palabra de Dios, agradezco por gente como tú que sabe que es necesario hablar de éste tema que por cierto enfriará a la congregación.

pablo dijo...

buen dia hno leyendo tu comentario es ciertoque hay cristianos que suelen llamarse asi porque solamente asistenm losdomingos y despues no se les ve hasta laotra semana o van por compromiso pero decirte que jesus no es religiosidad y no es un mito es una realidad porque tu existencia no tendria sentido en este mundo ni tus pensamientos escribirian lo que has escrito somos imagen y semejanza de Dios por eso tienes esos atributos que nos dio elconocimiento para discernir pero ademas el nos da lasabiduria que viene de lo alto por eso Diso eligio al mas vil debil y despreciable para verguenza delsabio me entiendes

¿Qué es un MITO?


Un Mito es una cosa que no tiene una realidad concreta, que puede llegar a ser una fábula, una fantasía. Cuando un mito se confunde con algo real, la verdad se distorsiona. Algo así ha sucedido con el cristianismo actual, del que muchos escapan por el mítico concepto que tienen de él. Aún estamos a tiempo de hablar las verdades, a la luz de las Escrituras, la Palabra fiel y verdadera de Dios.