domingo

El Dios de los Ateos

Dicen que ateo es aquel que no tiene o no cree en Dios, en ningún Dios, pero esa es una afirmación que, pese a parecer categórica es demasiado subjetiva ¿Por qué?

En cierta ocasión, Máximo IV, un "patriarca" cristiano, recitó estas palabras:

"El ateo, al rechazar a Dios, lo que rechaza es la imagen que él se ha formado de Dios, y es posible que, si hubiera sabido a tiempo que había otras imágenes y las hubiera aceptado y vivido de antemano, no habría llegado a la negación. Es fácil descartar el ídolo que uno ha fabricado cuando deja de funcionar. Yo tampoco creo en el dios en que los ateos no creen".

Todos sin excepción, tenemos la tendencia de hacernos una imagen de lo que está arriba en los cielos: Unos le ponen cara, o color de pelo y ropajes especiales; otros le atribuyen penas y glorias, hazañas y desgracias sísmicas; otros le prejuzgan como juez injusto, sin darse cuenta de que ese juicio les convierte a ellos mismos jueces (injustos), que juzgan sin dejar a Dios que se defienda (si es que quisiera hacerlo); otros lo asemejan a estatuas e imágenes que ni ven ni oyen ni caminan, pero las culpan luego por no responder a sus plegarias; otros dibujan un dios justiciero e inmisericorde; otros por el contrario solo creen en el dios que lo perdona todo sin más, el que es como necio que no se da cuenta de nada; y están los que piensan que son muchos los dioses, o los espíritus, o los antepasados y ancestros; y como no, están los que jamás ni siquiera escucharon el nombre de Jesús… ¿Qué se yo cuántos modelos de personas hay?

Y todos y cada uno de estos grupos, y los miles que no habré citado, forjan la imagen de “su dios”, que llega a ser incluso imperfecto, titubeante, errático… Y claro ¿Cómo creer en semejante dios? Como dijo Máximo IV, “yo tampoco creo en ese dios que ellos han negado” porque han negado una imagen, un sucedáneo, una desfigurada copia, sin darle la oportunidad de manifestarse al verdadero Dios. No, no soy el que tiene todas las llaves para abrir los baúles del conocimiento, pero si por algún motivo conoces a alguno de esos que “no cree en dios” (o mejor, que no cree en “su” dios), no dejes pasar la oportunidad de mostrarle con tu vida cómo es en realidad el Hacedor de maravillas.

¿No eres capaz de hacerlo? ¿No sabes mostrarlo en tu vida? ¿Piensas que yo tampoco lo hago? Pues nos queda mucho camino entonces, porque debiéramos ser cartas escritas por el Espíritu de ese Dios que muchos no conocen aún, y si no le hemos dejado poner ni una sola palabra para que puedan leerla los que nos rodean, entonces es momento de pensar si de verdad hemos conocido a Dios, si hemos experimentado ese “popular” nuevo nacimiento relatado en el capítulo 3 del Evangelio de Juan. Aclaro en este punto, que “nacer de nuevo” no consiste en una “oración mágica” seguida del desinterés más absoluto por Él. Una oración no equivale al arrepentimiento, ni al cambio de rumbo, ni al deseo de volver al origen anterior a ese hombre caído en el Edén, ni a creer con todo el corazón...

¿Cómo es el Dios en el que crees? ¿Ha marcado tu vida? ¿Te ha sellado con Su Espíritu? ¿Cómo le conoces? ¿De primera mano o por las predicaciones de otros?
Pues, si hemos de tirar algún mito en este día, creo que no hay otro más importante que este:

NO ES LO MISMO CONOCER COSAS ACERCA DE DIOS QUE CONOCER A DIOS.

Buscar es el principio del camino para hallar, y si muchos no le conocen hoy, no es porque Él no se haya mostrado, sino porque no le han buscado a Él, sino a lo suyo...

Demasiadas personas conozco (y yo fui uno de ellos) que en lugar de buscar a Dios, sólo se acuerdan de Él para recibir los beneficios que dicen que ofrece: Prosperidad, salud, milagros, experiencias místicas, sentirse útiles, encontrar trabajo, paz interior... “Panes y peces” en definitiva.

No digo que Dios no sea capaz de dar esto y más, pero a veces pedimos mal, pensando solo en nosotros y olvidando el reino de Dios y la voluntad del Creador.

Luego de formar falsas expectativas, estas pueden no cumplirse y culpamos por ello a ese Dios que “fabricamos” a nuestra conveniencia. A veces, ni siquiera lo hemos fabricado nosotros mismos, sino que hemos creído sin vacilar el dios que algunos “iluminados” se inventaron, por desconocimiento, por ignorancia, o incluso con mala intención para obtener un beneficio (económico, mayormente) de aquellos adeptos a los que convencen. Por eso, yo tampoco puedo creer en ese dios que algunos se inventan, y desde luego que no podría creer en ese Dios que se fabrican los ateos, es lógico que ellos tampoco lo hagan, porque Dios no es así.

No hablo con conjeturas, hablo de algo que aparece en los famosos “Diez Mandamientos”. El segundo de ellos ha sido objeto de burla de muchos que hoy se llaman cristianos, y ha sido suplantado por otras palabras que dijera Jesús muchos años después de esto. Por supuesto que las palabras de Jesús tienen validez innegable, pero ¿Por qué olvidar lo que Dios le dijo a Moisés un día? (Lo digo porque muchos parecen querer vivir en la ley. Pero lejos de ellos, podemos extraer enseñanzas del segundo mandamiento, que dice:

“No te harás imagen*, ni ninguna semejanza* de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy tu Dios, fuerte, celoso...” (Éxodo 20:4-5, versión RV).

*Imagen (hebreo: pésel) es una talla, una imagen esculpida, una estatua.
*Semejanza (hebreo: temuná) es forma, manifestación... Incluso fantasma (algo no visible)

De donde el segundo mandamiento no solo “condena” la talla de cualquier tipo de imágenes (de Dios o cualquier otra criatura, incluso humana) sino que también advierte contra las “semejanzas”, que pueden ser esas imágenes que formamos en nuestras mentes y con las que inventamos a ese dios enclenque que no es el verdadero Todopoderoso, magnánimo, justo, lleno de amor y que a la vez no puede ser burlado; nuestros pensamientos acerca de Dios no tiene por qué ser iguales al propio Dios.

Es tiempo de meditar en los caminos que andamos, para ver a dónde nos conducen, y procuremos no hacernos nuestras propias imágenes de Dios, que si estuvieran erradas, nos podrían alejar de Él en lugar de acercarnos. Dios no es un mito, tampoco es una religión; solo buscándolo de veras, en primera persona, se le puede encontrar. Y luego vendrá lo demás...

28 comentarios:

Fonso dijo...

Interesante post.
Hasta ahora, al leer ese mandato del Éxodo, siempre me parecía que se interpretaba como las esculturas o las pinturas en las iglesias y que era un mandato circunstancial para el Antiguo Testamento.
Y la verdad es que me parece que ahora cobra un mayor sentido si no nos subordinamos a dioses fabricados por el hombre y dioses como proyecciones del mismo hombre. Por tanto, inmanentes por su naturaleza.

macelot dijo...

Como dirìa alguien por ahì: "Yo soy ateo gracias a Dios"

Buen tema
saludos

Monjaguerrillera dijo...

De cada uno de sus párrafos tengo por lo menos 50 preguntas.
Pero quizás el resumen esté en su frase final: "solo buscándolo de veras, en primera persona, se le puede encontrar. Y luego vendrá lo demás..."

Da por hecho que se sabe que es eso.
Yo quisiera saberlo.
A lo mejor usted me puede ayudar a saberlo.

Monjaguerrillera dijo...

Carlos González Vallés en "Dejar a Dios ser Dios" cita a Máximo IV de otro modo (esto es una post data. Con saludos incluidos).

David Franco :: ¡Ya Levántate! dijo...

Tocayo, excelente artículo. Los domingos por las mañanas, es cuando vemos a muchos de los idólatras (algunos de nosotros incluidos). Y es que nos hemos formado imágenes de un Dios ad hoc en función de nuestros gustos, "necesidades" y, por qué no, de nuestras necedades.

No que las iglesias y los pastores tengan toda la culpa, pero se ha dejado de hablar de DIOS. Hay un desconocimiento generalizado de Él. Una joven de mi iglesia, no hace mucho me dijo: "no, Dios nunca castiga porque el es solo amor". "Solo". Es decir, nada más conoce ese atributo de Dios. Tiene a un Dios disminuido, a su conveniencia, como muchos otros que nunca nos hemos ocupado de conocerle.

Si tuviste oportunidad de leer la "denuncia contra la iglesia moderna" ( http://yalevantate.blogspot.com/2008/11/denuncia-contra-la-iglesia-moderna.html ), recordarás que la segunda acusación que hace Paul Washer es precisamente esa: "Ignorancia respecto de Dios". Una parte de buscarle en primera persona, según entiendo, es conocer al Dios de la Biblia, justamente allí, en la Biblia.

Un abrazo tocayo. Que Dios te siga bendiciendo.

El Peregrino dijo...

Hola Fonso. A la vez que estudiaba el pasaje del Éxodo, caí en la cuenta de esto. Creo que Dios hablaba de figuras visibles (las estatuas por ejemplo) y de invisibles (las de nuestra mente) y esto nos abre un panorama extenso y claro que llega hasta nuestros días, e incluye esos "dioses fabricados por el hombre y que proyectan las mismas carencias de los que los fabrican" que tú citas.

Dios siempre ha querido tratar con nuestro "hombre interior", el que es inmortal, el que cruzará la frontera de la muerte y llegará ante su presencia... Pero nosotros nos empestillamos en lo exterior, en las costumbres, ritos y apariencias. Quizás esa sea una lección a tener en cuenta en este camino de búsqueda que hemos emprendido.

Sobre el mandato circunstancial, podemos leer en el Nuevo Testamento que los que andan en la gracia no están más bajo la Ley, pero esta no deja de relatarnos buenos consejos de Dios que nos muestran "modelos" de cosas que Él aprueba. Si decimos que este "2º mandamiento" es circunstancial, debemos tener claro que estaba escrito en las mismas tablas que el "no matarás", "no robarás", "honrarás a tus padres", "no cometerás adulterio"... Si decimos que uno fue circunstancial, entonces debemos decir lo mismo de los demás, o bien todos son válidos para nuestra enseñanza de hoy día; son un bloque que los hombres no podemos diseccionar...

Muchas gracias por tus palabras, Fonso, un gusto tenerte viajando estos caminos de búsqueda.

Saludos

El Peregrino dijo...

Hey Macelot, que buena frase... Seguro que el que la dijo estaba pensando en ese "dios prefabricado" que no le podía ayudar, ese mismo en el que le era imposible creer... Parece que a pesar d todo, tenía esperanzas de encontrar al DIOS que sí fuera digno de su fe y confianza, je, je.

Un abrazo

El Peregrino dijo...

Hola Doña Guerrillera. No sé si es bueno o malo que estos párrafos provoquen tantas preguntas en usted, pero me alegro en todo caso porque sus preguntas siempre nos terminan enseñando algo bueno, por lo que se agradecen.

Creo que usted sabe a que me refiero, solo que quizás yo no he sabido explicarlo con claridad. De todos modos, no está de más recordar lo obvio: Que yo no tengo todas las respuestas, y que soy un buscador, que quiere decir que no tengo todas las piezas del puzzle, pero al menos voy sabiendo qué piezas NO son del mismo. Si en algo le sirve, intentaré añadir el sentido que no supe transmitir en un principio en esa frase que toma; desglosemos:

"Solo buscándolo de veras". Quizás piense que me lo invento, pero me parece que hay demasiada gente que dice buscar a Dios y no lo hace de veras, es decir, sólo sigue ritos, repite vez tras vez liturgias (y entre los evangélicos hay mucho de eso, que no piense nadie que ataco a un sector determinado del cristianismo). No son sinceros en esa búsqueda que intentan aparentar, se conforman a las sombras de saber de lejos, de oír de decimoquinta mano, de estar en un lugar pero no buscar "el lugar eterno" ni el reino de Dios, ni siquiera se preocupan por leer la Biblia ni ningún otro escrito que les pudiera ayudar a avanzar en esa búsqueda, porque esperan estáticos a que la vida pase, y se la juegan a cara o cruz.

"En primera persona". Seguiré divagando, pero estoy convencido de que la mayoría del cristianismo actual busca en segunda persona. Me explico con un ejemplo: Tú (vos) buscas a Dios, me lo cuentas y yo (1ª persona) sigo tus indicaciones. La búsqueda de Dios debe ser ante todo personal, aunque el cuerpo de Cristo nos ayude luego a aprender unos de otros. Pero es pura dejadez y desidia el cristianismo actual, donde cada cual, NO procura aprender por si mismo, sino espera que otros lo hagan en su lugar. Creen que cuando lleguen a la "puerta del cielo" van a decir: "Yo era de tal religión" o "Yo le hice caso a mi pastor, a mi reverendo, a mi apóstol, a mi papa, a mi presbítero, a mi gurú espiritual..." y que eso les dará entrada, e ignoran la mismísima sangre de Cristo, su sacrificio, la santidad a la que nos puede ayudar el Espíritu y la fe personal en Jesús como único camino válido y puerta de entrada a Dios mismo.

"Se le puede encontrar". Simple afirmación de esperanza de que esta búsqueda puede tener buen fin, encontrar lo que buscamos, en este caso a Quien buscamos: A Dios.

"Y luego vendrá lo demás". Cierta similitud tiene con Mateo 6:33, pero no como los que solo buscan prosperidad material lo enseñan (lo siento por ellos). Creo que esta vida consta de muchas cosas, y la mejor de ellas es llegar a ser conscientes (aunque sea de refilón) de la presencia de un Dios creador que tiene una razón para que existamos. Hay quienes buscan muchas cosas de estas, las añadiduras, la prosperidad, la paz... pero creo que Dios es mayor y mejor que todo eso junto, y tenerle bien cerca, es mejor y más valioso que todo lo demás... Para mí, todo lo demás, es crecer en ese conocimiento íntimo y personal de Dios, y en ese sentido, aún tengo mucho que aprender, pero como le dije al principio, al menos estoy derribando las "imágenes" que no me van a acercar a Él, es un proceso que quizás no acabe en toda mi vida terrenal, pero al fin y al cabo, en eso consiste buscar, en escavar por todos lados, quitar del medio las cosas que no nos dejan ver, preguntar a otros buscadores si ya encontraron algo que nos oriente, y sobre todo insistir sin vacilar hasta encontrar el Tesoro.

No sé si la ayudo, pero puede continuar inquiriendo; ha consumido una de las 50 preguntas disponibles, aún le quedan más intentos, 49, "siete veces siete", je, je... Y este número es prorrogable si lo desea.

Espero esté bien y que el trago amargo se esté endulzando. Un abrazo.

El Peregrino dijo...

Ah monjita, sobre su posdata tengo que pedirle perdón públicamente.

Cuando leí en su blog el artículo que cita las palabras de Carlos González, llamaron mi atención las palabras de este patriarca, las anoté en algún lugar, y a los días las rescaté y las usé para este post. Mi despiste me hizo no citar la fuente "de inspiración", que aprovecho para nombrar ahora con este enlace que recomiendo una vez más: Sábados con Citas|4. Ya sabe que no me gusta tomar lo que no es mío.

Ahora aprovecho para preguntarle a usted ¿En qué otro modo cita Carlos a Máximo IV?

El Peregrino dijo...

Hola tocayo, acabo de leer tu artículo.

Si me permites, ya que Paul Washer hace sus 10 acusaciones (y ya que estamos también con los 10 mandamientos de Éxodo 20), me permitiré hacer una paráfrasis de otras palabras de Jesús, cuando dijo (Mateo 22:36-40) "De estos dos mandamientos depende toda la Ley..." Si queremos podemos ampliar la lista, y mucho, pero yo la resumiría en algo que creo que provoca justo esto y todo lo demás, y que afecta al cristianismo actual; no atacaría a lo que es visible, sino a lo interior que provoca que esto sea visible; creo que hay dos cosas que de donde surgen esas 10 acusaciones y son estas dos: La Ignorancia y la Indiferencia, (de Dios, ante Dios, y ante los hermanos) que nos pueden llevar a no saber nada de Dios, ni de historia, ni de la Biblia, ni de las costumbres de aquella época, ni de la razón de la venida de Cristo, y por extensión, la indiferencia es lo que causa la falta de amor entre los cristianos, la falta de comunión real, la desgana, la apatía...

Sin duda que nos falta eso que dices, conocer al Dios de la Biblia, pero no me conformo con eso, sino que quiero conocer al Dios de los atardeceres anaranjados, al Dios de la provisión que llega justo a tiempo, al Dios que acaricia cuando no puedes más, que calla cuando quiere que aprendas, que te dice las cosas a la cara sin esconderse ni dejar de amar...

Un fuerte abrazo, David, gracias por tus palabras.

Isa dijo...

¡Wow! ¡preciso y conciso! Me encantó el post mi querido hermanito Peregrino. Además me gustó la frase: "No es lo mismo conocer acerca de Dios, que conocer a Dios" ¡muy cierto! Y muchas gracias por poner las palabras del hebreo, porque uno conoce o fácilmente se imagina las definiciones, pero siempre esto, añade un poco más a lo ya sabido.
Lindo post.
Un fuerte abrazo desde el manantial.

Monjaguerrillera dijo...

Gracias Don Peregrino Wanted, siempre muy amable, y con la misma sinceridad y afecto, intentaré responderle desde mi blog a través de un nuevo artículo en relación a este tema que usted toca.

Un abrazo

El Peregrino dijo...

Querida Isa, el aire de tu manantial le sienta bien a este sitio.

Del hebreo hay gente por aquí que me podría dar lecciones, sin duda, pero bueno, uno intenta escarvar poquito a poco en cositas que nos puedan ayudar... Si alguna vez me equivoco, corregidme por favor.

Un abrazo

El Peregrino dijo...

Querida Monja, siempre un placer su visita... Ya visitaré su convento para ver que aprendo por allí.

Otro abrazo

ABEL ADAN dijo...

La mayoría de ateos se creen intelectuales, ó son científicos basados en el poder de la razón.

Robert Jastroz decía: "Para el científico que han vivido basando su fe en el poder de la razón, la historia acaba como un mal sueño. Él ha escalado las montañas de la ignorancia, y está a punto de conquistar la última cumbre, se estira para ganar la roca final ... y al llegar a la cúspide es recibido por un puñado de teólogos que han estado sentado allí por siglos."

Cristo te ama.

El Peregrino dijo...

Hola Abel, si el principio de la sabiduría es el respeto a Dios, entonces es cierto que mucha gente camina creyendo saberlo todo pero se llevarán grandes sorpresas, confundiendo "intelecto" con sabiduría. Muy buena la cita que aportas.

Aún así, un buen científico también puede ser un buen discípulo de Jesús, pues podría descubrir a Dios tras cada puerta que la ciencia abre... y tras las que no sabe abrir también. En cierto modo, para dejar de ser ateo hay que estar dispuesto a "investigar" si hay Dios y cuales son sus caminos, ya sabes.

Saludos

ツ●♥♪ LUNATICA ツ●♥♪ dijo...

Estas luces son evidencias que Dios envía a los hombres por medio de Su fe para el incrédulo. será muy difícil, pero no imposible, que alguien adquiera la fe porque es Claro que hay creyentes, increyentes y ateos a su manera, crédulos, ¡Vivir para ver y ver para creer!... mucha gente no cree en Dios por la influencia de la religión y piensan que hay que irse de las religiones y encontrar a Dios a su manera... errando lo que Jesús vino a romper toda religión e imágenes que antes de él surgieron por medio de los hombres y no lo que DIOS anhelaba para nosotros.

PP.DD

Gracias de corazón por felicitarme y expresar tus palabras de forma tan cariñosa en en blog de ISA. El día de mi cumpleaños que es un día muy feliz para mí... GRACIAS.... DIOS TE BENDIGA. EXCELENTE MENSAJE

El Peregrino dijo...

Hola Joselyn, que sorpresa verte por aquí... Es verdad que tenemos mucha culpa de que existan ateos, por lo que a veces, como iglesia, hacemos (y también por lo que no hacemos).

Como dices, la cosa está difícil, pero no imposible. Quizás poniendo de nuestra parte podamos revertir errores del pasado...

Y ya que estás por aquí, aprovecho para re-felicitarte por tu cumple, que aunque acaba de pasar, espero que tengas el mejor de los regalos, a Dios susurrando sus palabras de amor por una "lunática" que Él entiende como nadie. ¡Felicidades! je, je

Gusmar Sosa dijo...

Siempre me enriquecen tus post, me permiten estar en crecimiento constante.Gracias.

El Peregrino dijo...

Gracias amigo, espero poder seguir haciéndolo por mucho tiempo.

Un abrazo

Enrique Crespo dijo...

Estimado Peregrino:
Mis vacaciones terminaron jeje y he vuelto con una nueva dirección

http://www.blessnews.com/

Si deseas pasar po allí serás bienvenido.

Disculpas por el Spam ;)

El Peregrino dijo...

Hola Enrique, ya veo que tus vacaciones han sido fugaces, je, je.

No hay nada que disculpar, al contrario, te agradezco que me avises. Le he dado un vistazo a tu nuevo "Bless News" y está muy atractivo... Ya pasaré con más tiempo por allí para comentar.

Me alegro de "verte" de nuevo.
Un abrazo

Luis Enrique Alvarado dijo...

Muy bueno David, no habia terminado de leerlo hasta ahorita por eso no comente, sabes al leerlo me surgio una pregunta o mas bien un pensamiento....

Habra MINISTROS ATEOS!!??
Que talvez estemos en el ministerio por GANACIA o POR NUESTRA PROFESION SIN CREERLE A DIOS?

Me hiciste pensar jejeje Creo en Dios? Hay marcas en mi vida de El? Sabes cuando pasa un huracan deja rastros, no los puedes esconder, habra rastros en mi de mi fe en Dios, en JESUS?

Muy bueno David.
Bendiciones

El Peregrino dijo...

Hola Luis Enrique. Si estos nos invita al auto-examen, bueno es entonces.

Recuero un vídeo que publicaron en "Es Hora de ser real" sobre la biografía de alguien (ellos te podrán decir quién, porque ya no está el video), no sé si era Wesley u otro de los muy conocidos de la época... Y sí, estuvo predicando y fue misionero por mucho tiempo sin haberse convertido. Cuando conoció de veras a Dios, su vida cambió, y la gente dejó de dormirse al escuchar sus predicaciones ¡De verdad!... Se puede ser un "profesional del Evangelio" sin ser siquiera creyente. Triste pero cierto.

Muy buenas preguntas las que te haces, desde luego, y vitales, y todos debemos hacerlas, y no darlo todo por entendido... El problema lo tienen los que ni siquiera se preguntan eso, porque podría ser indicio de que no tienen "temor de Dios"... Busquemos cada día su dirección, y que nos ayude a dejar huellas que otros puedan seguir hasta llegar a buen puerto, y que la fe en Jesús y la esperanza en la vida venidera, y el Amor, sean señas que nos identifiquen como verdaderos hijos de Dios

Saludos, y que la luz de Dios te guía cada día de tu vida

Brisa Nocturna. dijo...

Me quedo con esta frase del final:
"Es tiempo de meditar en los caminos que andamos, para ver a dónde nos conducen, y procuremos no hacernos nuestras propias imágenes de Dios, que si estuvieran erradas, nos podrían alejar de Él en lugar de acercarnos.", me recuerda a C.S Lewis cuando escribe sobre el Gran Iconoclasta.Es dura la tarea amigo, de ir identificando imagenes y armarse de valor para romperlas.
Muchos saludos y ya sabes que te leo.

El Peregrino dijo...

Hola "Brisa", el camino es largo, pero siempre estará más cerca de la meta el que al menos empieza a andarlo que el que se queda sentado y callado en su "banco" ¿No crees?

Un fuerte abrazo, amiga, y que Dios te siga ayudando en tu carrera hacia Él, que el premio es grande, aunque el camino sea difícil. :)

El Dios de los Ateos dijo...

Muy elocuente, pero el tema no explica lo ilógico que supondría la existencia de un dios. Esto sigue siendo el principal problema que hacemos notar los ateos.

Es subjetivo, sí. Y para entrar en diálogo, ateos y creyentes debemos de estar de acuerdo en nuestra definición de dios.

Personalemente, si crees en el dios creían Eisntein y Spinoza, por ejemplo, me parecería que no crees en dios en el sentido verdadero de la palabra.

El Peregrino dijo...

Cierto, habría que entrar en la definición de Dios, pero no por ello deja de resultarme curioso tu Nick, que defiendes no creer en Dios y te autodenominas dios... de los ateos.

Cualquier información que yo pudiera darte la podrás catalogar de subjetiva, al igual que la de todos los que opinamos respecto a este tema, y es justo eso algo a tener en cuenta, si todos tenemos una opinión mermada y subjetiva, ¿No será porque hay una objetiva o superior?

Para mi (no intento imponer este criterio, porque evidentemente no podría) Dios es el creador del Universo. Me resulta más difícil de creer en que todo es obra del azar que de una "mente" o ser superior. Pretender demostrar su existencia o no existencia, se nos escapa, no quizás por falta de argumentos que tratar, sino porque cada cual tenemos una "programación" que hemos recibido cada cual a lo largo de nuestra vida, que nos hace desechar determinados argumentos que no encanjan con nuestros conceptos previos (los llamamos prejuicios). Para entender a que me refiero, quizás sería mejor si leyeras el siguiente post:

VERDAD VS CREENCIASDesde allí, si quieres, podemos continuar conversando, y si de veras te interesa saber cuales son las razones por las que yo SI que creo en Dios, te las explico.

Personalmente me resulta más fácil creer que hay alguien muy muy superior a nosotros, que ha ingeniado todo lo que nuestros ojos ven... Y no, no hay errores de ingeniería como muchos pretenden, sino tramas que llevan a la raza humana justamente a lo que tú haces: Llegar a conocer si de veras hay Dios. Por mi parte, puedo pedirle que "si Él existe" se las apañe para comunicarse contigo, porque de igual a igual es difícil llegar a un criterio determinante, y es que hay cosas que solo las puede hacer Él ¿Que mejor forma de que te muestre Él mismo si existe o no?

Espero no pienses que intento imponer ningún criterio, porque verás que el objetivo del post no era entrar en esas honduras, sino en determinar que justo mucha gente no puede creer en Dios por la deprimente y tétrica imagen que algunos de sus "supuestos seguidores" dan de Él.

Saludos, y muchas gracias por dejar tu comentario. Si lo estimas oportuno, podemos continuar la conversación...

¿Qué es un MITO?


Un Mito es una cosa que no tiene una realidad concreta, que puede llegar a ser una fábula, una fantasía. Cuando un mito se confunde con algo real, la verdad se distorsiona. Algo así ha sucedido con el cristianismo actual, del que muchos escapan por el mítico concepto que tienen de él. Aún estamos a tiempo de hablar las verdades, a la luz de las Escrituras, la Palabra fiel y verdadera de Dios.