domingo

El Pozo

Si me lo permitís, me gustaría compartir un pensamiento en clave de humor, quizás un tanto irónico, pero en nada deseoso de ofender a nadie, porque yo mismo estoy retratado en esta fábula que viene a continuación, de modo que ni yo me escapo hoy… Quizás tú sí lo consigas.
Mi lucha es estar libre de pecado ¿Pero para qué? ¿Para tirar la primera piedra? No, mejor tiraré esta especie de parábola que comienza con un pareado:



Un hombre cayó en un pozo del que no podía salir.
Por fortuna estaba seco, pero se vio atrapado allí…

- Un matemático le dijo: Calcularé la parábola que describiste al caer en ese pozo.
- Un periodista le dijo: ¿Cuánto pides por la exclusiva de la historia del pozo?
- Un recaudador de impuestos dijo: ¿Ha pagado usted el impuesto sobre caídas inmuebles?
- Un abogado dijo: Le dejo mi tarjeta por si quiere reclamarle daños y perjuicios al dueño del pozo.
- Un barrendero dijo: Haga el favor de no echar tierra fuera del pozo, que lo ensucia todo.
- Una persona auto-compasiva dijo: ¡Este pozo no es nada comparado con el mío!
- Un "criticón" dijo: Vaya, vaya ¿Te caíste en el pozo verdad? Deja que se lo cuente a mi vecina…
- Un psicólogo dijo: Hasta que no creas en ti mismo, y visualices que puedes salir de ahí, no conseguirás nada, y te quedarás hundido en el pozo.
- Un catastrofista dijo: Más vale que te acostumbres a estar ahí, porque cuando te mueras te quedarás para siempre bajo tierra.
- Un optimista dijo: Alégrate, que las cosas te podrían ir peor fuera del pozo.
- Un pesimista dijo: Las cosas van a empeorar en los pozos.
- Un mentalista dijo: Es el momento para que te concentres en ti, y no en el pozo. Debes limpiar tu ser interior de malas influencias…
- Un hipnotizador dijo: Estás cansado, duerme… Ahora está en el Caribe, tomando el sol en la arena…
- Un corredor de seguros dijo: Si perteneciera a mi compañía le indemnizaríamos por cada día de permanencia en el pozo, pero como no aceptó mi oferta en su día…

Luego de pasar toda esta gente, como era domingo, comenzaron a pasar personas de distintos “grupos religiosos”:

- Un fariseo dijo: Solo la gente mala cae en el pozo, así que tú te lo has buscado. Iré a buscar piedras…
- Un levita le dijo: Ahora no tengo tiempo para ti, tengo que limpiar el templo.
- Un católico dijo: Encomienda tu escalada a San Bernardo de Mentón, el patrono de los alpinistas.
- Un musulmán dijo: Alá es grande. Entonces le marcó donde estaba el oriente para que supiera hacia donde dirigir sus plegarias.
- Un monje budista dijo: Seguramente fuiste una mala hormiga en una vida anterior, y por eso has vuelto ahí, para que recapacites.

Y por último, como sus reuniones son un poco más tarde, pasaron algunos grupos de cristianos:

- Un tele-predicador le dijo: Estás ahí por no hacer donativos a mi ministerio glorioso.
- Un tele-evangelista dijo: Pon tu mano sobre la pared del pozo y ¡Recibe el milagro ahora! ¡Sales del pozo! Como no consiguió que saliera de allí, le invitó a que asistiera a su próxima cruzada de fe y milagros.
- Un ujier (acomodador) de cierta congregación le dijo: No tengo tiempo para sacarte, tengo que llegar al templo antes que nadie para abrir la puerta.
- Un líder de alabanza dijo: Mientras que estés en el pozo, canta al Señor, y si escuchas el ritmo que sale de “mi iglesia”, bate las palmas con fuerza, aún en lo profundo de tu problema, como Pablo y Silas.
- Un tesorero le dijo: Después le digo al ujier que pase por aquí para recoger tu ofrenda.
- Un adventista dijo: Algún día vendrá el Maestro, y entonces no importará que estuviste en un pozo.
- Un reformista dijo: Ahora tienes tiempo para pensar en qué reformas le harás al pozo.
- Un fundamentalista dijo: Mereces estar en el pozo.
- Un bautista dijo: Necesito ir a estudiar un poco, para ver si descubro por qué caíste en el pozo.
- Un pentecostal dijo: Sólo confiesa que no estás en el pozo ¡Declara que eso no es un pozo!

Creo que ese día solo salieron a la calle los “malos cristianos”, porque estoy seguro que tú, aún perteneciendo a alguno de esos grupos, no te habrías quedado impasible… Mala suerte para el pobre hombre que no pasara alguno de nosotros por allí ¿Verdad? Porque nosotros sí sabemos hacer las cosas bien…

Finalmente pasó por allí Jesucristo. Viendo al hombre hundido en el pozo, se tiró al suelo, ensució sus ropas, le extendió la mano para tomar la suya, y lo ayudó a salir de allí. Luego le dijo: “Cree en mí, que soy la Vida y el Camino, no peques más, ya has visto que yo te puedo ayudar…Persevera hasta el fin y serás salvo…”

De manera que quien diga ser cristiano, que transforme su conocimiento de Dios en fe confiada, y que ponga esa fe a trabajar, para ayudar a cuantos le rodean a salir de sus “pozos”.

Todo lo que estudiemos nos enriquecerá, todo lo que descubramos nos hará crecer, todo lo que compartamos nos edificará… Y el fruto de todo eso deberá acercarnos a conocer el Amor que obra desinteresadamente, el que surge de un corazón lleno de la plenitud de Dios, y que no hace las cosas porque lo digan ciertas normas, sino porque ese precioso Amor mismo es el que provoca gratitud, esa gratitud que hace que actúes como Cristo haría.

Recordar el capítulo 13 de la Primera carta de Pablo a los Corintios, no nos vendría nada mal a estas alturas, y leerlo como no habiéndolo leído nunca antes nos podría ir bien; quizás aprendamos algo que creíamos saber...

Hacer las cosas bien no es en sí el amor, pero no puede el Amor vivir sin ese bien obrar.

42 comentarios:

Monjaguerrillera dijo...

Sigo en el pozo.

Brisa Nocturna. dijo...

Ay peregrino, me hiciste reir, sin duda que los cristianos somos una caravana de circo ante alguien en necesidad.En estos tiempos que vivo, siento que Jesus ha hecho mas, a bajado al fondo del pozo y estamos teniendo una larga conversacion, a veces a gritos a veces en silencio.
Muchos saludos amigo y gracias por tus palabras, llegan en el momento justo.
Nos seguimos leyendo.

Luis Enrique Alvarado dijo...

Hola amigo
Muy bueno tu escrito amigo, me hizo pensar en cuantas veces eh pasado en el pozo y cuantas veces eh pasado por los pozoz, cuando estas dentro solo quieres que te saquen, que te ayuden, y cuando sales y vez alguien en la msma situacion te olvidas que tu estabas ahi.

Yo creo que seria bueno hacer con otros lo que quieras que se haga con uno mismo.
Dios te bendice

El Peregrino dijo...

Ay monjita, es que no es fácil que pase alguien de esa especie que los tiempos quieren extinguir: "El Homo Fideles", el cristiano/a fiel reflejo de Cristo... Y es que los que pasan cerca de un pozo, suelen ir mirando hacia otro lado... Y sobre todo para encontrar el camino a "su callejón".

No se si la puedo ayudar a salir del pozo, pero sí que puedo bajar a hacerle compañía :)

Un abrazo

El Peregrino dijo...

Bueno Betty, pues si reíste un poco, ya te hizo algún bien esta parábola.

Por cierto, si Jesús está contigo en el pozo, entonces no tengas prisa en salir, porque el sol también puede regalar su amable luz sobre esos sitios... Y sé que pasas por momentos "intensos". Dios quiera que el circo pase rápido y Cristo siga conversando contigo en el bullicio, y cuando tenga que seguir su viaje, que te permita encontrar gente que al menos te lo pueda recordar vívidamente, gente sincera y compañera...

Un abrazo, de pozo a pozo. :)

El Peregrino dijo...

Cierto Luis Enrique, hay demasiada gente en pozos, algunos ni lo saben... Y ser un rescatador de gente atrapada en pozos no es tarea fácil, porque Jesucristo solo hay uno, y los humanos tenemos muchos problemas a la hora de ser su fiel reflejo.

Que Dios nos ayude, y sobre todo que nos llene del Amor que brota de Su Presencia, porque esa es la gasolina de los rescatadores sinceros.

Un abrazo, y gracias por pasar.

J_P_Cardenas dijo...

A veces pienso que un cristiano es alguien que fue sacado del pozo y que debe volver a ese pozo para testificar que salir de allí es posible.

Excelente post, Peregrino. Un abrazo desde Chile.

Patricia dijo...

Muy bueno tu escrito; divertido pero a la vez lleva a reflexionar.
En lo personal me quedo con tu frase dirigida a Brisa..."si Jesús está contigo en el pozo, entonces no tengas prisa en salir". Bendiciones y un saludo desde Argentina.

El Peregrino dijo...

Hola Juan Pablo, como dije en un comentario, prefiero estar en un pozo si Cristo está conmigo, que estar afuera, con una vida "cómoda"...

El problema es el de aquellos que, una vez salidos de un pozo, no quieren volver a "contaminarse" acercándose al de otros. En ese sentido, sí creo que es necesario bajar de nuevo en busca de los que quieren salir (porque también hay muchos que prefieren vivir en sus pozos de incomunicación, y NO QUIEREN ser ayudados. Espero que no sea por ver pasar el circo y tener miedo de terminar siendo parte de las "atracciones")

Gracias por pasar y dejar tu comentario. Saludos.

El Peregrino dijo...

¡Hola Patricia! Veo que has escogido "la mejor parte", la que habla de Jesús... Y es que con Él todo se ve mejor.

Saludos!!!

Gusmar Sosa dijo...

no puedo evitar repetir el comentario de nuestra querida monja: aqui estoy en el pozo!!!
Saludos brother!!!
Buena la fabula, me hizo más gracia lo del tele-predicador...yo tengo serios problemas con ellos, jajajaja.

Anónimo dijo...

soluciones:
1.-Podríamos tapar ese pozo.
2.- Deberían de cambiar el camino que pasa por ese pozo, asi de esa manera no llegaría tanto metiche a meter las narices . A Jesús no le importaría que cambiaran el camino terrenal ,porque él es el camino celestial)
3.- Deberían untar grasa ( pero no de puerco porque si no, no se acercarían los mesianicos que se creen judíos), en la orilla del pozo para que todo el que se acerque se resbale y caiga.
4.- Se podría inventar una nueva denominación, se juntan unos pocos de credulos, se les promete paz, prosperidad y sanidad a cambio de "Sembrar en el pozo digo en el Reino" asesorados claro, por la cadena televisiva enalce, y con lo que se junte, luego de cobrarse los impuestos de lo recaudado lógicamente " No le pondrás bosal al buey..",se contruye un templo bonito sobre el pozo, el nombre? bueno quiza pueda ser la Primera Iglesia Evangélica del Pozo de Jacob afiliada al concilio de Igleisas de de la cueva de Macpela y los pozitos , igleisias que no ven nunca la luz por estar donde estan (casi todas mano ).
por último:
4.- Meternos todos al pozo, sí!, sí! ...bueno quizá esto no sea necesario yo estoy en uno hace mucho, hasta ya le agarré cariño...

atte Macelot.

El Peregrino dijo...

Hola Gusmar, pues parece que el pozo se está llenando, entre nosotros y Jesús, podemos aprovechar para hacer algo ¿eh? ¡Invitemos a la gente a venir al pozo! Ja, ja, ja...

Hablando de pozos, espero que vengas bien saciado de agua, porque la sed es muy molesta :)

Un abrazo, brother.

El Peregrino dijo...

Ay Macelot, me haces reír con esta farándula, no sé que opción quedarme... Pero ten cuidado, que alguno te copia la idea 3 y hacen la Iglesia del pozo de Jacob... ja, ja, ja... ¿No te has pensado publicar un blog? Lo digo porque tienes muchas ideas para "evangelizar", je!

Bromas aparte, al final me estáis convenciendo entre todos de que lo mejor es quedarse en el pozo, y esperar que los que pasen caigan dentro, porque hay ya una multitud en su interior, y además esperanza de que Jesús venga pronto... ¿Será que el pozo es tan grande que cabría el mundo entero y en vez de salir hay que entrar, para dejar fuera el desfile circense?

Vais a tener que ayudarme, porque al final estoy descubriendo que el pozo es casi un "paraíso"...

Un abrazo, amigo, y por si acaso mira bien por donde pisas, no caigamos en pozos equivocados :)

Isa dijo...

¡Hola Peregrino!, muy buena la historia que pusiste, ja,ja,ja, me hiciste reir, y estoy leyendo toda la gama de comentarios y
tus respuestas sabias y con amor ¡qué don! y ¡ay, hermano mío! no sé rescatar a nadie del pozo, sólo puedo hacer lo que dices tú: platicar de pozo a pozo.Buen post.
Saludos.

El Peregrino dijo...

Hola amiga Isa, has dado con algo que expresa bien lo que siento a veces, es como si hubiera una red de pozos comunicados en la que muchos nos encontramos. Cada uno vivimos una "realidad" diferente a los demás: Cambian los países, las costumbres, pero tenemos algo en común, a un Jesús que nos une, y el deseo de que muchos le conozcan.

Puede que yo no sea un experto en ello, pero el camino se hace mucho más rico e interesante con tan buena compañía de "habitantes de pozo" que estoy encontrando.

Que Dios nos ayude a no perder de vista la meta, y que sepamos ver a Cristo por encima de esas caravanas que van de pozo en pozo...

Y si te pudiste reír, me alegro, y mucho, que también es un sano ejercicio demostrar alegría, que hay algunos por ahí que cuando hablan de Cristo parece que vienen de un entierro... Ya me entiendes.

¡Ándele mi hermana, y que Dios me la bendiga requetemucho!
¡Ah! ¿Con qué bendición?
Salud y luz para ver el Camino :)

David Franco :: ¡Ya Levántate! dijo...

Tocayo, ¿qué no ves que todo es relativo? Los que sufren están afuera, es el pozo en donde se vive mejor.

Bromas aparte, habemos algunos que estamos en el pozo y no nos damos cuenta, así que ni siquiera gritamos por ayuda. Que alguien nos diga donde estamos y que nos tienda la mano, eso es lo que necesitamos.

Muy buena fábula.

El Peregrino dijo...

Dicen que los cristianos eran conocidos por el amor que había entre ellos...

Y dentro o fuera de ese pozo imaginario, una mano amiga, unas palabras de aliento, una ayuda a tiempo, unas palabras de ánimo... Debieran ser nuestra seña de identidad, las manifestaciones del Amor en nuestras vidas... Resultará repetitivo pero es algo básico con lo que no siempre sabemos convivir ¿No te parece, tocayo?

Por cierto, gracias por tus palabras.
Un abrazo desde el pozo.

Isa dijo...

Mi querido Peregrino, muchas gracias por esa bendición:¡salud y luz para ver el camino!
Desde el fondo de mi corazón, muchas gracias de nuevo hermanito.

Luis Penieres dijo...

esa historia es buenísima, y es que si, cada quen según sus capacidades, creencias, tradiciones "ofrece" la salida,pero el Único que relamente da y es la salida es nuestro Señor y Dios Jesucristo, y gracias por tu coment en mi post de la tira de los ovnis, ahi te comparto que próxiamente promero Dios, estaré sacando un proyecto de comics en la web, ya falta poquito, hehe, Dios te bendiga

El Peregrino dijo...

Gracias Isa, pero ¿Qué menos podría desearte sino eso y más?

Por eso aprovecho para mandarte otro fuerte abrazo... desde el pozo, je, je.

El Peregrino dijo...

Gracias Luis... Y es que opiniones hay muchas, pero Verdad solo una...
Estaré esperando ese nuevo proyecto, que seguro está bueno, muuuuy bueno.

Saludos

Claudia Gonzalez Cañas dijo...

Creo que imaginé a tantas personas incluyéndome por supuesto, mientras leía tu escrito y tienes tanta razón, nos vamos en tanta palabrería y nada que llevamos a la práctica realmente la palabra.

Gracias Peregrino por este recordatoria y tiróncito de oreja, es tan bueno detenerse y ver que muchas veces no cumplimos ni lo más mínimo.

Y cada enseñanza se recibe.

Saludos para tí.

Claudia

El Peregrino dijo...

Hola Claudia, yo mismo he sido como muchos de esos personajes, y cada día tengo que luchar para no seguir siéndolo. Reconocer que nos equivocamos, que es difícil para el ser humano hacer las cosas bien, no es una derrota: Es el principio para aprender a depender del Espíritu Santo, el que debe guiarnos a toda la verdad.

Un abrazo, amiga, y gracias una vez más por tus palabras, que forman parte ya de este "pozo"

Enrique Crespo dijo...

Si fuera del pozo es donde está toda la gente esa que has descrito... yo prefiero el pozo. ¡No me saquen!

macelot dijo...

Peregrino para que no pienses que estoy de ocioso dentro del pozo , acabo de publicar dos caricaturas comentadas en mi blog, para que las veas y me des tu opiniòn .
bendiciones...

El Peregrino dijo...

Enrique, creo que mis sospechas se confirman: La vida en el pozo es posible... ¡Y además es mejor! Ja,ja

Tranquilo. no seré yo quien te saque :)

El Peregrino dijo...

Hola Macelot, ahora paso a ver los "murales" que has dejado en las paredes de tu pozo, je, je
Saludos

Brisa Nocturna. dijo...

Feliz cumpleaños amigo, aunque creo que estoy atrasada :P
Un abrazo.

El Peregrino dijo...

¡Hola Betty! Gracias por tus buenos deseos; ya sabes, lo bueno siempre llega en buen momento.

Otro abrazo para ti, y espero que estés bien y Dios te esté guiando en cada paso. Oro por eso....

Isa dijo...

Querido Peregrino, pasa a comer del pastel en forma de osito ¡en tu honor! en el manantial, porque eres un niño muy lindo,reflexivo y que nos enseñas a todos, a más de que nos quieres y que te portas bien.
¡Felicidades!

Enrique Crespo dijo...

Hey Peregrino, acabo de pasar de comer un trozo de pastel en forma de osito... llegué de los últimos a darte un abrazo muy apretao, uno de esos rompecostillas.
Feliz cumpleaños! Que Dios te Bendiga hermano con toda bendición.!

macelot dijo...

Ey Peregrino nadie me avisó de tu cumpleaños, así que muchas felicidades y que los años por favor no te vayan a quitar el ánimo de seguir peregrinando por este mundo dejandonos tan buenas aportaciones.
muchas bendiciones
Macelot

Claudia L. dijo...

Hola, muy bueno este, divertido y reflexivo, pero yo tengo que darte otro ángulo.

Este asunto del pozo me lo tomo muy en serio. Verás, en base a muchas experiencias, hay cristianos muy bien intencionados que no le pasan de largo al hermanito del pozo, que le tienden la mano y muchos la toman para salir. Pero sucede que a algunos de esos hermanitos les conviene el pozo, verás, tiene su lógica retorcida. El pozo libra de muchas responsabilidades, el pozo es la trinchera del miedo, el pozo se usa también como excusa. Ellos no quieren dejar el pozo aunque se vivan quejando de el. Cuando llega quien les tienda la mano harán como que la toman, pero se perpetuaran en el pozo con una habilidad asombrosa. Adoran su pozo. Pero además condenarán y culpabilizaran a quienes les tendieron la mano porque no los pudieron sacar. A veces es algo bravo eso de ayudar al prójimo, no es nada simple.

¿Qué hacer? Amarnos los unos a los otros con todo y pozo, acompañarnos sabiamente. De alguna manera todos estamos en pozos y a todos nos acompaña su misericordia.

Feliz cumpleaños reatrasado :)

Saludos.

ABEL ADAN dijo...

Hola David
T
e saludo en el amor fraternal de Jesucristo Nuestro Señor.

Hay que considerar detenidamente el mensaje.

Bastante reflexivo. Deja una impresión en todos los sentidos.

Dios te continúe Bendiciendo.

El Peregrino dijo...

Hola Isa, gracias por el pastel, ya tomé un trozo de la patita y está vien sabroso, je, je... Eres estupenda, no merezco ese "honor"... Lo que sí es cierto es que soy un poco niño, pero más bien travieso, y de esos que no los callan ni debajo de agua ¿Qué le vamos a hacer? Ja, ja, ja... Un abrazo

El Peregrino dijo...

Hola Enrique, se agradece el abrazo, los pozos son muy solitarios y se aprecia (y mucho) que alguien te un un abrazo de la índole del tuyo.

Lo recibo y aprieto un poco, mientras no nos hagamos daño... :)

Lo dicho, un abrazo fuerte y gracias por visitarme, aún en el pozo.

El Peregrino dijo...

Hola Macelot, gracias por tus buenos deseos... La verdad es que no dije nada del cumpleaños por aquí, de modo que lo sorprendente es que al final se supiera, je, je, pero bueno, tampoco es un secreto de estado que llevo 38 años dando la lata en este mundo... Y no me desanima cumplir años, porque cada día que pasa intento aprender más, ser mejor (no siempre lo consigo), y sobre todo, los cuento marcha atrás: ¡Ya me quedan 38 años menos para ver al Maestro!

Gracias por tus palabras, intrépido viajero. Un abrazo

El Peregrino dijo...

Hola Claudia, se agradece tu "OtRo AnGuLo", y sobre todo que te tomes tiempo para comentar. Creo que el pozo es una historia que puede dar para mucho, pues lo cierto es que este puede interpretarse como un lugar malo del que se quiere salir, o como uno bueno del que uno no quiere escapar.

A veces, y coincido con muchos de los que comentaron, soy partidario de este pozo, pero no porque no quiera que me ayuden a salir de él, sino como una manera de decir que hemos de hacer las cosas de un modo distinto a lo que indican las corrientes de este mundo, que inciden en todos los sectores de la sociedad, y a veces, determinan incluso las tendencias de las distintas congregaciones. En ese sentido, prefiero quedarme en el pozo, lo que no querría es quedarme sólo.

Otra cosa es lo que citas, que pasa (y mucho), que hay gente que no quiere ser ayudada y encima se queja de estar en su "pozo"; sí, es muy difícil ayudar a quien no quiere ser ayudado... Pero peor para el que así actúe, ojalá algún día descubra su retorcido actuar, porque encima pienso que lo hacen porque "creen" que es lo correcto (eso de decir siempre "estoy bien, bendecido, prosperado, no necesito ayuda") y luego dicen de todo lo posible para humillar al que intenta ayudarlo (que es una manera encubierta de afirmar su postura exaltándose sobre el humillado)...

Me quedo sobre todo con tu conclusión, todos estamos en pozos en cierto modo, todos nos beneficiamos de la misma misericordia de Dios, todos tenemos la opción de salir, todos podemos intentar ser íntegros o dejarnos llevar por la farándula...

Yo ya escogí, no desecho ninguna ayuda, no señalo a nadie para no avergonzarlo, pero cuento las cosas como las aprendo y veo, y aún espero que me puedan corregir si me equivoco... Y mientras, me quedo en el pozo, pero no atrincherado en el miedo, sino con megáfonos, para que muchos escuchen mi voz y puedan al menos, plantearse cosas que la comodidad de sus bancos no les deja pensar.

Reitero las gracias por tu comentario. Saludos

El Peregrino dijo...

Hola Abel, gracias por dejar tu impresión. Si nos hace reflexionar (en el sentido que sea) ya está cumpliendo parte de su cometido.

Saludos

Lydia dijo...

Buenisimo mensaje!!me ha hecho reflexionar muchisimo!!No se trata de "mejorar"la vida dentro del pozo sino de SALIR de El,el verdadero cambio se experimentan cuando es CRisto mismo quien te rescata del pozo.Gracias por el mensaje.

El Peregrino dijo...

Hola Lydia, de un modo o de otro, el final es que Cristo sabe lo que nos conviene, y nosotros debemos dejarle a Él que tome su lugar, sin que nadie nos "imponga su propio camino", porque el Camino es Cristo, y mejor salvador que Él no encontraremos.

Saludos, y gracias por dejar tu comentario.

¿Qué es un MITO?


Un Mito es una cosa que no tiene una realidad concreta, que puede llegar a ser una fábula, una fantasía. Cuando un mito se confunde con algo real, la verdad se distorsiona. Algo así ha sucedido con el cristianismo actual, del que muchos escapan por el mítico concepto que tienen de él. Aún estamos a tiempo de hablar las verdades, a la luz de las Escrituras, la Palabra fiel y verdadera de Dios.